Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1498 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Era una tarde lluviosa en Madrid. Jim, policía desde siempre,
era uno de los jefes de una comisaría de policía. Siempre estaba
en el despacho, le angustiaba salir a ejercer su trabajo fuera,
tenia miedo de cualquier amenaza que estuviera acechándole.
Una suerte de ser el que manda, que decides quien va y quien
no, quien se queda en comisaría mientras que tus compañeros
se juegan lavida. Pero no quiere decir que no hiciera nada, Jim
era el encargado de montar las operaciones relacionadas con
drogas, narcotraficantes y todo ese tipo de “mierda”, o como se
llamaba por allí a ese tema. Estaba en su despacho sentado en
la butaca mientras pensaba en un operativo en Vallecas para
pillar un intercambio. Era muy importante, el chivatazo era una
fuente segura, y tenían quepillar a los narcos como fuera.
Estaba cansado, mucho, pero logró aguantar hasta las 00.30
para irse a casa. Tenía familia en casa esperándole, pero ese
día había que quedarse a trabajar, el caso que lo ocupaba lo
requería.

Vivía a unos veinte kilómetros de su casa, en un barrio
tranquilo, por lo que no había muchos polis vigilando por allí. Se
paró en un semáforo, aunque nohubiera nadie para cruzar, o en
el otro carril, tenía que hacerlo. – “La ley es la ley, pensó”-.
Típico de un policía.

A unos quinientos metros, por la acera, andaba una chica de
estatura media, delgada. Iba con la cabeza gacha, como si
tuviera miedo. ¿Qué hacía por allí a esas horas de la noche?
Tres furgonetas negras doblaron la esquina a toda velocidad y
aparcaron cerca de la chica.Diez segundos después la chica no
estaba. Su bolso si. Se le habría caído en el forcejeo. No
había duda, Jim había sido testigo de un secuestro.

Llamó a la policía, tardaron media hora en llegar, y en el lugar
de los hechos Jim les contó lo que había pasado. Cuando pasó
lo del secuestro se encontraba a 5 minutos de su casa, pero
tardó una hora en salvar esa diferencia, ya que habíatenido que
hablar con sus compañeros sobre lo ocurrido.

Nada mas llegar se acostó con una pastilla en el cuerpo, sabía que sin ella no podría dormir esa noche.

Pasaron unos días y un hombre denunció la desaparición de una
chica. Su descripción coincidía con la del barrio de Jim. Resulta
que el padre vivía solo, y la chica solo tenía relación con el, ni
trabajaba, ni tenía amigos…nada, solo el padre la echaría en
falta. Jim era policía, y aunque no se ocupaba de esos asuntos,
sabía como iba a terminar la historia, esto no era como los
secuestros de la tele, que mueven medio país porque ha
desaparecido alguien. No, estos secuestros se quedaban a la
sombra, y este caso quedaría archivado y sin resolver. Una
chica, en plena noche, sola… era muy difícil resolver elcaso, y
los de secuestros eran unos inútiles, él lo sabía.

A Jim no tenía por qué interesarle el caso, no era su
jurisdicción. No obstante, se sentía mal por no haber hecho
nada, por no verlo venir, y como sabía que el caso se iba a
quedar sin resolver, decidió intervenir, saltarse el protocolo, la
única manera de resolver ese caso. Ya no le interesaba el caso
en el que estabatrabajando, se lo encasquetó a un compañero
con el pretexto de decirle que “lo veía capacitado para la
tarea”.

Fisgó en los archivos del caso y consiguió el teléfono del padre.
Tenía el video del interrogatorio, pero prefería hablar con él en
persona. Resulta que el padre era millonario, se dedicaba a la
extracción de oro en Venezuela. Qué interesante, pensó Jim,
¿un secuestro conrescate, tal vez? , se dijo el policía. No, no
era posible, habían pasado ya 12 días, y nadie había pedido un
rescate. Aquello era mas bien un ajuste de cuentas, un castigo
por algo que hizo el padre.

Le pidió sus documentos de empresa. Un poco raro le pareció al
padre, no sabía qué es lo que tenía que ver su empresa con el
secuestro. Aun así, se los dio.

En los documentos había todo...
tracking img