Lo jurídico y lo político. por remedios sánchez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 503 (125606 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRIMERA LECTURA
DEL PRIMER TALLER


A MODO DE PREMISA. LO POLÍTICO Y LO JURÍDICO

— Profesora REMEDIO SÁNCHEZ F.—

1. ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL PAPEL DEL DERECHO EN LA REALIDAD JURÍDICO-POLÍTICA PRESENTE

Los programas de todas las disciplinas suelen comenzar planteándose el papel que cada una de ellas desempeña en el sistema jurídico global y en el Plan de Estudios en que seinsertan. En nuestro caso, las dos cuestiones se han visto arrolladas por la polémica que nuestra asignatura plantea de modo específico al tratarse de la rama del Derecho que mayores lindes ofrece con la realidad (más aún, con el fenómeno del poder) y, al mismo tiempo, también la que paradójicamente ha de ser fundamento de todas las demás, pues no en vano tiene por objeto el estudio del DerechoFundamental o, como diría Ruiz del Castillo, del Derecho Público Fundamental.

Tal vez la intensa discusión sostenida (durante las últimas décadas por la doctrina nacional) sobre la denominación de la asignatura pudiera haber quedado zanjada con la que se acaba de apuntar (Derecho Público Fundamental). Durante mucho tiempo se ha discutido, entre los especialistas, la oportunidad de la denominaciónde “Derecho Político”; tal vez en esa polémica hubo algo de “complejo de inferioridad” por el hecho de que durante el franquismo no pudiéramos apellidar de Constitucional nuestro Derecho Fundamental. De no ser así, no se entiende la oposición y críticas que tal denominación ha recibido, pues es innegable (como tantos autores han defendido) la transitividad entre lo político y lo jurídico, lacomplementariedad de dos fenómenos cuya dependencia mutual forma parte de su propia esencia como se irá viendo en los siguientes capítulos.

La negativa a reconocer la íntima relación que existe, o debe existir, entre la Política y el Derecho sólo tiene justificación desde posiciones que se adscriban al más crudo realismo político o al más puro formalismo jurídico. Corrientes ambas, que ya desdeahora hemos de rechazar y desde las cuales no podría entenderse, ni justificarse, este intento de aproximar o introducir al estudiante en las nociones básicas y previas al conocimiento del Derecho Constitucional vigente que aquí (no sin temor reverencial) trato de llevar a cabo. En el que se conoce como realismo político se encuadran las doctrinas que identifican el poder y la fuerza, o quesimplemente se conforman con la observación no valorativa de la realidad como, por no ir más allá de nuestro siglo, cabe advertir en los denominados realistas o maquiavelistas –Mosca, Pareto y Michels- o en las corrientes politológicas norteamericana –Benthey, Lasswell, etc.- que han hecho de la política un objeto de observación como comportamiento –behavior-, o proceso –process-, etc., pero no de estudioni de reflexión valorativa.

Por su parte, con el (formalismo jurídico) se quiere indicar la posición científica desde cuyo enfoque la dogmática alemana –principalmente desarrollada por Gerber y Laband- emprende un análisis riguroso del Derecho ignorando absolutamente la realidad; sin perjuicio de sus múltiples manifestaciones y de sus influencias en el exterior, baste ahora recordar laconstrucción de Kelsen por cuanto representa la máxima “purificación” del Derecho Público, su reducción a una extremada lógica que rechaza todo enfoque que no sea estrictamente jurídico. En aquellos años de debate fecundo, Triepel (al tomar posesión como rector de la Universidad de Berlín, en 1926) ya denunciaba las insuficiencias del formalismo alemán sosteniendo la ineludible necesidad de vincular lopolítico con el concepto mismo del Derecho Público. Pero no ha de entenderse lo político en el sentido realista, fáctico, a que se acaba de hacer referencia sino en un sentido integrador, finalista, y consiguientemente, también, con un sentido valorativo que entronca con sus más clásicas formulaciones (Platón, Aristóteles, etc.) y que resaltan inexcusables en los albores del siglo XXI.

Tanto más...
tracking img