Los niños de dios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Niños de Dios, o el “cristianismo” sexual

GERMÁN MENDOZA DIAGO
El Universal


A finales de 1973, yo tenía 14 años y estudiaba tercero de bachillerato en el colegio de la Universidad Libre en el Pie de la Popa.
Todas las tardes que salíamos temprano, poco antes de las 4, nos veníamos caminando hasta una pequeña cafetería en el cuarto piso de un edificio que estaba al lado delCorreo Aéreo, en la Carrera 9 de La Matuna, donde tomábamos jugos baratos y tinto o aromáticas gratuitas, por cortesía de un grupo cristiano que intentaba agrupar a los adolescentes con ese sitio de encuentro.
Allí siempre sonaba “La montaña” de Roberto Carlos o la versión en español de “Jesucristo superestrella”, en un pequeño tocadiscos con más ruido que sonido.
Una tarde de septiembre vi a unamuchacha más o menos de mi edad, trigueña, de cabello negro e increíblemente largo y sedoso, unos preciosos ojos verdes y piernas larguísimas que la diminuta minifalda que llevaba puesta dejaba ver en todo su esplendor.
La vi varias tardes hablando con los muchachos mayores que también acudían al pequeño cafetín, pero nunca me atreví a dirigirle la palabra, a pesar de la sonrisa abierta quemostraba siempre y la cálida dulzura de su voz.
Un jueves, salimos del colegio a las 3 de la tarde por la ausencia del profesor de religión, y me fui con un amigo para el cafetín, aunque pensábamos que no habían abierto. Cuando entramos, sólo estaban el muchacho pálido y flaco que atendía y la hermosa muchacha de la que sólo sabía que se llamaba Sandra.
Me senté en la mesita de al lado y ellame mostró la sonrisa más hermosa que he visto en mi vida.
—¿Cómo te llamas? –me preguntó suavemente, mientras se pasaba la lengua por los labios.
—Germán –le contesté.
—Germán, ¿alguna vez has oído hablar de “Los Niños de Dios”? –volvió a preguntarme.
—No, nunca –volví a contestarle.
Entonces me habló de la gran familia cristiana a la que pertenecía, y que ellos creían que el amorera la solución a todos los problemas del mundo, que vivían en un lote cerca de Turbaco, muchachos y muchachas como nosotros, que se habían ido de la casa y allí compartían el amoroso mensaje de Cristo.
Me dejó dos folletos mimeografiados que hablaban de Cristo, del amor y del fundador del grupo, un estadounidense llamado David Berg, que escribía mensajes donde interpretaba pasajes bíblicos delAntiguo y Nuevo Testamento.
—Mañana, si quieres, hablamos otra vez –se despidió son un cálido beso en mi mejilla, muy cerca de mi boca.
Pero no volví más, porque leí esa noche los folletos que me había dejado y me imaginé esa finca de Turbaco llena de adolescentes en ropas ligeras correteando de un lado a otro en nombre de Cristo.
Durante seis meses, a pesar de las limitaciones que leimponen a uno los 14 años, busqué en las escasas bibliotecas que existían en la ciudad, entre ellas una en pleno centro del Parque del Centenario, pregunté a mi profesor de religión y al cura de Santo Toribio, para averiguar sobre “Los Niños de Dios” y al cabo de ese tiempo reuní un expediente con buena información.
En una revista LIFE en español de 1971 encontré un artículo de seis páginas sobreDavid Berg y su secta religiosa.
Según la revista, Berg nació en California en 1919 y fue criado en un ambiente cristiano evangélico, pero de niño fue abusado sexualmente por adultos hombres y mujeres. La revista citaba a un primo suyo para afirmar que a los siete años había practicado juegos sexuales muy crudos con otra prima, y a los diez, su obsesión por el sexo era tal que se masturbabahasta veces al día.
Tras unas pocas líneas sobre su adolescencia, el artículo decía que se había casado en 1944 con una mujer llamada Jane, tuvieron cuatro hijos, que años antes había sido ordenado ministro y fue pastor de una iglesia evangélica, pero lo despidieron, lo que él atribuía a sus sermones políticos que hablaban de integración étnica, aunque el mismo primo que sirvió de fuente sobre...
tracking img