Los otros rostros del peronismo: totalitarismo y rosismo. los estilos indirectos de la crítica en el periódico “nuevas bases”.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7516 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los otros rostros del peronismo: totalitarismo y rosismo. Los estilos indirectos de la crítica en el periódico “Nuevas Bases”. Ricardo Martínez Mazzola (CONICET-UNSAM)

Durante muchos años la Argentina posterior a 1930 fue un tema inexplorado por los historiadores que, considerando al período como demasiado caliente, lo dejaron en manos de los sociólogos que se interrogaban por “los orígenesdel peronismo”, cuando no de ensayistas que se preguntaban por las causas de la decadencia nacional. Sin embargo, desde los años 80 la profesión historiográfica comenzó a abordar la época peronista pasando a considerarla como un período más de la historia argentina y como tal, pasible de un abordaje normal. Es así que en los últimos años se sucedieron innumerables trabajos sobre las políticassociales y la vida cultura o el lugar de la mujer en los años peronistas. La historia política no ha estado ausente de este interés y ha comenzado a trabajar sobre el espacio peronista mostrando -a través de abordajes acerca de la política provincial, las segundas filas de los elencos gobernantes y la organización partidaria- que estaba lejos de mostrar una unidad sin fisuras. Menos numerosos, encambio, han sido los trabajos acerca del espacio político no peronista, al que siempre se supuso fundado en una identidad reactiva e inmóvil. En particular en lo referente al Partido Socialista, trabajos como los de Altamirano (2001a, 2001b), Burdman (2008), Viana (2009) y, en menor medida, Herrera (2005)-, se concentraron en la interpretación que sus dirigentes, y en primer lugar Américo Ghioldi,esbozaron en los cruciales meses de 1945. El otro período que, recientemente ha comenzado a ser abordado –por Blanco (2005), Tortti (2005 y 2009)- es el de los últimos días del gobierno peronista y durante la Revolución Libertadora, momento en que la narración ghioldista comenzaría a ser cuestionada por buena parte de la militancia socialista, en particular la juvenil. En cambio, y tal vez por elsupuesto de que las lecturas iniciales se mantuvieron incólumes durante los años peronistas, es casi total la ausencia de abordajes acerca de las posiciones del socialismo entre 1947 y 1954. La primera excepción se encuentra en el capítulo, fuertemente descriptivo y centrado en la organización partidaria, que García Sebastiani (2005) le dedica en su libro sobre los partidos antiperonistas. Lasegunda, en el interesante artículo de Herrera (2004) acerca del debate que, en marco del 37º Congreso del PS enfrentó a Ghioldi con uno de los principales intelectuales de la izquierda socialista, Julio V. González. Podemos concluir que las reconstrucciones de esos años se centran en la vida interior del partido sin

avanzar en el abordaje de los intentos socialistas por darse un discursopúblico. Debe reconocerse que esa mirada no está del todo alejada de la situación de un partido que no sólo había perdido no sólo a buena parte de sus votantes y militantes sino que también había visto cerrados sus principales espacios de acción política -la representación en el Parlamento Nacional y en el Consejo Deliberante porteño-, como su histórico medio de prensa- el diario La Vanguardia. Sinembargo, creemos que no deben desconocerse los desesperados intentos de los socialistas por recuperar cierta visibilidad tanto a través de la difusión de la tarea que en la legislatura bonaerense llevaría adelante un solitario Teodoro Bronzini, como de la fundación de un nuevo periódico partidario. Esta ponencia se propone seguir esta segunda vía reconstruyendo algunas líneas del discurso público quela conducción socialista desplegó a través del periódico Nuevas Bases. I El movimiento socialista internacional heredó de la tradición radical democrática no sólo algunos símbolos e ideales, sino también ciertos medios para la acción. Tanto los anarquistas como los socialistas acentuaron la importancia de la educación y la propaganda para difundir ideas, elementos que habían sido utilizados...
tracking img