Lunajero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13024 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lunajero

1

Ella estaba sobre mí, danzando dulcemente en una pasión tántrica que nos hacía fundirnos en un solo cuerpo, tal vez, en dos almas, pero la verdad es que no podía saber lo que en su mente pasaba mientras su pelvis se movía y me hacía gozar de una forma tan vulgarmente divina. Veía que cerraba los ojos y me asustaba que ella pudiese pensar en otro mientras disfrutaba aquellafusión de cuerpos; quería adentrarme aún más en ella pero ya no era posible, no podía penetrar jamás en su mente. La excitación estaba llegando a su punto álgido mientras veía la luz de los rayos de luna que entraban por la ventana reflejados en su morena piel bronceada, sus cabellos danzaban junto con su cuerpo mientras mis manos acariciaban sus grandes, redondos y firmes senos, sentía sus erectospezones entre mis dedos, abrió los ojos y me miró con una gran sonrisa de satisfacción. Dentro de ella estaba yo y dentro de mi mente una tormenta de pensamientos, dudas y verdades confundidas en una orgía con las mentiras que harían más fácil sobrellevar esta vida. Mis manos se desviaron a su abdomen, esa cándida sonrisa seguía en sus labios, pero con una infinita satisfacción; mis manos bajaron asus caderas, pero ella las tomó y las volvió a llevar hasta sus senos y entre mis dedos, volvieron a estar sus pezones erectos. Estaría acaso soñando, pero no creo que fuese posible, su aliento se había fundido con el mío, sentía en ella el sabor de esta mi tierra santa en la que nunca había vivido. Por la ventana una luna en cuarto creciente seguía asomándose; susurrábamos pequeños gritos de placerque se confundían con el sabor del pulque que en la tarde había probado. El aire fresco de aquél valle me había dado la bienvenida, la que otrora hubiese sido la región con el aire más transparente y lúcido esperaba ahora al redentor de todo lo que abarcaba la tierra entre las dos aguas. Hacía ya mucho que había desaparecido del centro del valle el espejo de la luna; hacía mucho que queríacumplir esa inocente obsesión que tenía con ella desde que le había conocido, y ahora lo estaba logrando de la misma forma en la que lo había deseado. Mis manos volvieron a bajar y acariciaron sus piernas, era ya tarde en la noche y no sabía que pensar, pensaba verdades, pensaba mentiras, todo era una verdadera mentira. Sentía su aliento, sentía el ajetreo de su respiración y veía como era que susaletas nasales se abrían, lograba ver los gestos a cada eterno instante que pasaba ante mis ojos con una lenta rapidez inconcebible de describir. La idea la había concebido hacía tiempo, desde aquella vez había tenido que verla, pero las circunstancias me lo impedían debía de hacer algo, debía de poseerla, aunque mi corazón no fuese suyo, debía darle lo mejor de mí porque no me quedaba otra cosa másque hacer. En mi mano estaba un anillo hecho con el excremento de los dioses y una piedra de sangre. No podía dejar de acariciar su lozana piel. Necesitaba verla, necesitaba olvidar, y ella era la única que podía lograr ayudarme en este dilema; no había viento, el sudor corría por nuestros cuerpos, en el espejo el pálido reflejo de la luna se seguía asomando junto al rostro de la Coyolxauhqui.Estábamos viviendo ambos un sueño, si, un sueño que se había hecho realidad. Nada podía ser más cierto y nada podía ser menos creíble, pero no por eso más inconcebible. Razoné de una buena vez, sabía que la adoraría, como llegué a adorar esta tierra en la que nunca había puesto el pie, esta tierra que es el eje del mundo desconocido, esta que es el ombligo del mundo, dice el conejo. Esta tierra que esel lugar del fuego lunar, la que habita entre muchos tules 2

porque sus gentes son como tules, hay tantos. Ella era quién merecía todo lo que podía darle, era ella quién merecía que le ofreciese mi vida en sacrificio. Debía comprender que era ella el ombligo de mi alma como esta tierra lo era de mi vida, y es que este amor vehemente estaba todo aturdido por conocerle desde antes de que me...
tracking img