Manual para politólogos en apuros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1256 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Manual para politólogos en apuros Pablo Ney Ferreira
Hace no mucho tiempo, nadie parecía saber qué diablos era un politólogo. Así, la gente, cuando escuchaba esa extravagante palabra, ponía invariablemente una cara de visible e inconfundible despiste, y su imaginación volaba sin ningún tipo de ataduras. La disciplina académica en el país tenía y tiene relativamente poco tiempo, y las primerasgeneraciones de graduados tuvimos que hacer las mil maravillas para explicarle a la gente que nos rodeaba que era eso de ser politólogo.
Es que la palabra suena rara y la gente no asimilaba nuestras primarias y tímidas explicaciones, tendiendo invariablemente –en el mejor de los casos- a introducirnos en el mismo saco de los políticos profesionales. Ahora, por suerte, por lo menos nos identifican ynos diferencian de los políticos competitivos gracias a la buena tarea de tantos colegas en los medios de comunicación de masas, que fueron creando con mucho trabajo un espacio de expresión profesional nada despreciable. Finalmente, la gente parece haber dilucidado este extrañísimo enigma: ¿qué es esto de ser un politólogo? Semejante individuo -ahora sí, envuelto en una indiscutible aureola deinfalibilidad y de saber universal- conoce todo lo que sucedió en la política a lo largo de toda la historia, y además sabe todo lo que va a ocurrir de ahora en más. Así, este organismo encierra con holgura el conocimiento de los más intrincados misterios de la política internacional, de la local y hasta de la municipal. Todos los textos jurídicos del mundo le son familiares, la más completahistoria universal no tiene secretos para él, las más pequeñas historias locales y municipales no le son desconocidas, sostiene con valor y agudeza las más insondables y sutiles perspectivas filosóficas sobre cualquier cosa que suene a política, y muchas cosas más. Menudo personaje. En fin, él reúne en una sola e indivisible persona, la sabiduría política universal y hasta cósmica. Ahora bien, estaridícula percepción de la gente ocasiona no pocos problemas a los supremos e infalibles sacerdotes de la política universal, provocándoles peligros terribles, fundamentalmente en las recepciones y en las fiestas en general. Allí, suelen aparecer peligrosamente una serie de personajes frente a los que el novel politólogo debe actuar con suma cautela. Veamos aquí algunos ejemplos de estos peligros queacechan al siempre indefenso e incauto pichón de politólogo.

Los peligros al acecho
Existen múltiples riesgos para un politólogo en una fiesta. Estos peligros se acrecientan en forma directamente proporcional a la cercanía de algún evento electoral en cualquier lugar del mundo “conocido”, y se vuelven prácticamente incontrolables cuando se está próximo a alguna elección de singular importancia enel lugar donde habita nuestro personaje. Uno de los más normales es la “Señora de Apariencia Social Importante”. Ésta siempre elegante y altiva señora, al conocer, mediante la siempre artera denuncia de uno de los comensales, que está frente a un politólogo, lo mira con asombro y simpatía como si alguien mirara a una especie de animal extraño de las selvas malayas. Se diría que esa señoraquisiera tenerlo en el living de su probable mansión, junto a la cabeza de rinoceronte disecada y al pétreo e inmóvil busto de gorila que adorna sus vitrinas de raros especímenes. Éste es de los peligros menos peligrosos, dado que la señora apenas reacciona luego de su mayúscula sorpresa, no atinando a emitir prácticamente ningún sonido razonable, limitándose en casi todas las ocasiones a mirar conasombro a semejante ejemplar. 1

El denominado “Gran Opinador” es de los peligros más comprometidos para un politólogo que pretende disfrutar de una fiesta. Este espécimen, ni bien se entera que hay un politólogo cerca lo acecha con sumo cuidado y, pese a las complejas y evasivas maniobras desesperadas que la víctima intenta para zafarse de su cazador, finalmente lo termina abordando. El “Gran...
tracking img