Marquez de sade, dialogo entre un sacerdote y un moribundo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3791 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 25 de septiembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto


DIALOGO ENTRE UN SACERDOTE
Y UN MORIBUNDO

Marqués de Sade
­_________________________________________________

__________________________________________________

Proyecto BAZALDÚA 2000 - 2009
LEON, GTO. lic_marcos67@hotmail.com

Diálogo entre un Sacerdote y Un Moribundo
- Presentación:
El texto escrito por el Marqués de Sade bajo el título de Diálogo entre un Sacerdote y unMoribundo, y cuya traducción aquí ofrecemos, fue publicado en fecha tardía en su lengua original. En su forma manuscrita había hecho algunas incursiones por las salas de remates de París, en 1850, en 1851, y, posteriormente, en 1920. El cuaderno del que forma parte estaba compuesto de 48 páginas, pero en su aspecto actual consta únicamente de 46, pues las dos primeras han desaparecido. Comienza estecuaderno, en su tercera página, con el SUJET DE ZÉLONIDE, COMEDIE EN CINQ ACTES ET EN VERS LIBRES, el cual termina en la página 9. En la siguiente, a dos columnas, está escrita una SUITE DU TABLEAU DES EMPEREURS GRECS, y en la subsiguiente se encuentran pensamientos y notas históricas, los que terminan en la parte superior de la página 12. En la mitad de ésta comienza el Diálogo, que se continúahasta el final de la página 24. La Nota ocupa las cinco primeras líneas de la página siguiente. Notas históricas, citas, críticas literarias y pensamientos filosóficos (“algunos muy notables”, nos dice Maurice Heine al describir el manuscrito), van desde esta página hasta la 47. La última lleva el título de PAGE DE BROUILLON y tiene la misma disposición de la décima página, es decir, está escritaa dos columnas. Al final de la página 47 se lee al margen: Terminado el 12 de julio de 1782. Esta importante indicación nos permite situar la redacción del manuscrito cuando Sade contaba 43 años y estaba encerrado desde hacía tres en Vincennes.
Este Diálogo fue publicado por primera vez, en 1926, por Maurice Heine (Stendhal et Compagnie, París), en 500 ejemplares numerados, respetando, dice Heineen su Introducción, “la graphie del original, salvo lapsus calami evidente”.
Es, pues,  según esta edición, la traducción que ahora les ofrecemos.
El Sacerdote
Llegado el instante fatal en que el velo de la ilusión sólo se desgarra para dejar al hombre reducido al cuadro cruel de sus errores y sus vicios, ¿no te arrepientes, hijo mío, de los múltiples desordenes a los que te condujo la humanadebilidad y fragilidad?
El Moribundo
Sí, amigo mío, me arrepiento.
El Sacerdote
Pues bien, aprovecha estos remordimientos felices para obtener del cielo, en este corto intervalo, la absolución general de tus faltas, y piensa que es por la mediación del santísimo sacramento de la penitencia que te será posible obtenerla del Eterno.
El Moribundo
No nos comprendemos.
El Sacerdote
¡Cómo!
ElMoribundo
Te he dicho que me arrepentía.
El Sacerdote
Así lo oí.
El Moribundo
Sí, pero sin comprenderlo.
El Sacerdote
¿Qué interpretación?….
El Moribundo
Esta…. Creado por la naturaleza  con inclinaciones ardorosas, con pasiones fortísimas, únicamente colocado en este mundo para entregarme a ellas y para satisfacerlas, y estos efectos de mi creación no siendo más que necesidades relativasa las primeras vistas de la naturaleza, o, si lo prefieres, sólo derivaciones esenciales de sus proyectos sobre mí, todos en razón de sus leyes, sólo me arrepiento de no haber reconocido bastante su omnipotencia, y mis únicos remordimientos sólo se refieren al mediocre uso que hice de las facultades (criminales según tú, según yo muy simples) que ella me había dado para servirla. La he resistidoalgunas veces, de eso me arrepiento. Cegado por tus sistemas absurdos, con ellos combatí toda la violencia de los deseos que había recibido de una inspiración más que divina, de eso me arrepiento. Coseché sólo flores cuando pude hacer una amplia cosecha de frutos… Estos son los justos motivos de mi pesar. Estímame en algo para no atribuirme otros.
El Sacerdote
¡A dónde te arrastran tus errores,...
tracking img