Marshall berman

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1875 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MARSHALL BERMAN : TODO LO SÓLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE

Ser modernotes encontrarnos en un entorno que nos promete aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación de nosotros y del mundo y que amenaza con destruir todo lo que tenemos, sabemos y somos. La modernidad une a toda la humanidad. Paradójica la unidad de la desunión. De lucha y contradicción, de ambigüedad. Marx dijo “todolo sólido se desvanece en el aire”. La vorágine de la vida moderna ha sido alimentada por muchas fuentes: los grandes descubrimientos en las ciencias físicas, la industrialización de la producción, las inmensas alteraciones demográficas, los sistemas de comunicación de masas, los movimientos sociales masivos de personas y pueblos, que desafían a sus dirigentes. En el siglo XX, los procesos socialesque dan origen a esta vorágine, manteniéndola en un estado de perpetuo devenir, han recibido el nombre de “modernización”.
3 fases: en la primera fase, desde comienzos del siglo XVI hasta finales del siglo XVIII las personas comienzan a experimentar la vida moderna, apenas si saben con que han tropezado. La segunda fase, comienza con la gran ola revolucionaria de la década de 1790, con laRevolución Francesa y sus repercusiones, estar viviendo una época revolucionaria, una época que genera insurrecciones explosivas en todas las dimensiones de la vida personal, social y política. De esta dicotomía interna, de esta sensación de vivir simultáneamente en dos mundos emergen y se despliegan las ideas de modernización y modernismo. En el siglo XX, nuestra fase tercera y final, el proceso demodernización se expande para abarcar prácticamente todo el mundo. Nos encontramos hoy en medio de una edad moderna que ha perdido el contacto con las raíces de su propia modernidad.
Jean-Jacques Rousseau es el primero en utilizar la palabra moderniste en el sentido en que se usara en los siglos XIX y XX. Rousseau dijo que la sociedad europea estaba al borde del abismo. ¿Cómo iba el individuoa moverse y vivir en el torbellino? Todo es absurdo, pero nada es chocante, porque todos están acostumbrados a todo. Es un mundo en el que lo bueno, lo malo, lo hermoso, lo feo, la verdad, la virtud, solo tiene una existencia local y limitada. Esta atmosfera de agitación, turbulencia y vértigo, es la atmosfera en que nace la sensibilidad moderna. Lo primero que advertimos es el nuevo paisajesumamente desarrollado, diferenciado y dinámico en el que tiene lugar la experiencia modera. Un mercado mundial siempre en expansión que lo abarca todo.
Nietzsche que es generalmente considerado como una de las fuentes primarias de muchos de los modernismos de nuestros tiempos y Marx, que no es normalmente asociado a ninguna clase de modernismo.
Las clases dominantes de la reaccionaria décadade 1850 dijeron al mundo que todo volvía a ser sólido. Abismos, terremotos, erupcione volcánicas, aplastante fuerza de gravedad, son imágenes que seguirán resonando en el arte y el pensamiento modernista de nuestro siglo. Estas miserias y misterios llenan de desesperación a muchos modernistas. Sin embargo, Marx proclama una fe paradigmáticamente modernista. Para hacer trabajar bien a las nuevasfuerza de la sociedad se necesita únicamente que estas pasen a manos de hombres nuevos y que tales hombres nuevos son los obreros. Los hombres nuevos, hombres totalmente modernos, será capaz de resolver las contradicciones de la modernidad. Marx, dijo, todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado es profanado y los hombres, al fin se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones deexistencia y sus relaciones recíprocas. El movimiento dialéctico de la modernidad se vuelve irónicamente contra su fuerza motriz fundamental, la burguesía. Una de las virtudes distintivas del modernismo es la de dejar que el eco de las interrogaciones permanezca en el aire mucho después de que los propios interrogadores y sus respuestas, hayan abandonado la escena. Para Nietzsche, como para...
tracking img