Mater dolorosa, la idea de españa en el s.xix.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6122 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mater Dolorosa
En la obra que aquí intento resumir y deseo que con acierto, el Dr. José Álvarez Junco nos viene a recordar, que los humanos como seres sociales, somos portadores de identidad, tanto personal como socialmente y esto parece ser que siempre ha sido así. No obstante, los contenidos de la identidad han ido variando y adaptándose a las diversas vicisitudes tanto culturales comoeconómicas o políticas que se han dado y continúan deviniendo. Todo ello concretado en la adaptación de la identidad española a la era de las naciones, esto es, de la configuración de los estados nacionales. En sociedades pretéritas o en las actuales consideradas como en estados de desarrollo "primitivo", las gentes se identifican con su religión, como cristianos, animistas o musulmanes; por su clase,clérigos, nobles o plebeyos y de estos por profesiones o colegios, y claro que, como hombres o mujeres, es decir, por géneros, por edades y por etnias etc. Las naciones se convierten en criterio importante de identificación social a partir de las revoluciones liberales del siglo XIX, y se mantienen como criterio significativo con el que se obtienen los derechos políticos. Para los ciudadanos actualeses fundamental la nacionalidad. De hecho, figura en primer lugar en los documentos personales como el pasaporte que identifica precisamente en el mundo actual y, de ésta identidad se derivan los derechos de los poseedores de la misma. De la identidad española, que es muy antigua, es de la que trata la obra comentada, pero, ésta, obviamente, no tuvo antaño el sentido de nación que tiene en laactualidad.
Los primeros datos que tenemos de España, el primer nombre que conocemos para designar estos territorios de la península occidental fue Iberia, de origen fenicio que según algunos filólogos, podríamos traducir por tierras de poniente; después llegaron los helenos y sus sucesores los romanos la llamaron Hispania, que venía a decir algo así como tierra de conejos. Ahora bien, estasdenominaciones correspondían a toda la península Ibérica, o sea, occidental, sin ninguna connotación nacional. Cuando se habla de la España romana, por ejemplo, lo que realmente se está haciendo es una proyección desde la situación del presente hacia el pasado, porque la España romana nunca existió. Sí había una Hispania romana que nunca fue una sola provincia sino varias que comprendían casi la totalidadde la península incluyendo los estados actuales de España, Portugal, Andorra y Gibraltar. Y, por supuesto, los romanos no concebían este espacio como una nación, sino como unos territorios muy grandes, habitados por una serie de tribus. Fue la historiografía del siglo XIX, con esa visión nacionalista del pasado, la que proyectó hacia atrás las realidades de su tiempo, España, Francia, Inglaterra,Alemania, etc., e intentaron proyectarlas hacia épocas remotas para poder explicar que su ideología venía de mucho tiempo atrás, que era muy antigua. De hecho, los nacionalismos surgidos del pretexto de las culturas a las que los estados no les han permitido la oficialidad, como el catalán, el vasco o el gallego, han seguido el ejemplo de sus antecesores para justificar que su existencia es pocomenos que eterna. Así es que vienen a hacer lo mismo que ha hecho el nacionalismo español, por ejemplo, cuando se empeñaba en afirmar que los españoles opusieron resistencia a los romanos y lucharon contra ellos, lo que no es más que una falta de sentido histórico. Si a Viriato le hubieran preguntado por si estaba luchando para liberar a España, no hubiera entendido la pregunta, habría que haberleexplicado previamente qué es ese concepto de España, porque Viriato, no podía tener idea de ello y tampoco había mapas a mano que así lo expresaran. Viriato que fue un pastor lusitano, y obviamente, como cualquier otro hombre de su tiempo, conocía los montes y los valles por los que discurría su vida, no el conjunto de las tierras peninsulares ni el concepto nacional.
Con la llegada de los...
tracking img