Maximas de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (850 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MÁXIMAS DE LA VIDA
Por: Quetzalli Ríos Jara

En alguna vacación de fin de año en Hueyapan mientras mis primas y yo pelábamos tejocotes para el famoso ponche de la tía Ana, mi abuelo se acercó anuestra mesa de trabajo con una botella de brandy don Pedro o algún licor de calidad dudosa y algunos vasos. Colocó los vasos sobre la mesa y comenzó a servir el brandy mientras nos decía alegre queaquellos que no chupaban eran pendejos, pero como en esa casa (su casa) nadie iba a ser pendejo, pues a tomarnos el brandy. Acto seguido nos entregó un vaso a cada una y muerto de risa siguió su caminopor la casa, seguramente ofreciendo brandy a diestra y siniestra a todo el que se le cruzara.
 
Cabe mencionar que de las primas ahí sentadas ninguna rebasaba los 12 años, y de ese tamaño fue nuestrasorpresa ante la actitud, llamémosle “folclórica” –porque en otro contexto hubiera merecido el calificativo de corrupción de menores- del abuelo.
 
Hace unos días escarbando en mi caja de losrecuerdos (caja de los recuerdos: dígase de la caja, cajas, cajón, bolsa o contenedor de cualquier tipo en el cual almaceno cartas, fotografías, notas, poemas antiguos escritos por mí, un intento de libroque escribí a los 6 años, tarjetas, partituras de guitarra y cualquier ítem que posea algún valor sentimental) encontré un pedazo de papel, del mismo puño y letra de mi abuelo, donde me transmitía loque ahora percibo como el mejor consejo que la vida me ha hecho llegar. Mi abuelo, con esa misma actitud folclórica con la que cariñosamente nos servía vasos de brandy don Pedro a los 12 años (sinhielo, ni agua mineral, ni coca cola) se encargó de transmitirnos durante el tiempo que Dios le dio vida lo que bien podríamos denominar las “máximas de la vida”, encabezadas por el consejo que todoabuelo debería darle a sus nietos desde pequeños y que viene a colación porque es el mismo texto que en aquel pedazo de papel con plumón rojo rezaba: NO SEAS PENDEJA.
 
Mi abuelo, con toda la...
tracking img