Mexico profundo bonfil batalla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2969 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Esta realidad sólo puede ser comprendida y aprehendida desde la aceptación de la vigencia de ambas culturas en la escena nacional, pero con la sinceridad de que el México imaginario ha querido sobreponerse, en términos de negación, al México profundo”.

ENSAYO

E.

México profundo:

Una civilización negada
JUAN JOSÉ ESQUIVIAS LÓPEZ, SJ

35

Acequias 45 Otoño 2008 UIA Torreón ENSAYO

E.

Primera Parte.1 La Civilización Negada.
Y apareció en escena el ¡Comité Clandestino Revolucionario Indígena! (CCRI), llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), justo el día 1 de enero del año 1994 en que entró en vigor en México el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLC). Esta es la viva ejempli cación y la rati cación de la presencia de las dos culturasy las dos civilizaciones presentes en México desde hace 500 años. El México profundo, presente en el ejército zapatista y el México imaginario, tras el tratado de libre comercio comparecen en un mismo país y en un mismo momento histórico: dos culturas, dos proyectos de nación, dos méxicos en una sola realidad esquizofrénica. ¿Cómo entender una escena nacional bifurcada?, ¿Por qué se oscureció elpaso al así llamado Primer Mundo?, ¿Por qué Mesoamérica se resiste al dominio occidental de Norteamérica?. En México la cultura mesoamericana y la cultura occidental han co-existido durante más de 500 años, la primera no ha desaparecido y, la segunda, no ha triunfado. Mesoamérica, el México profundo, personi cado en este caso en el EZLN, reclama la defensa de los derechos colectivos e individualesnegados históricamente a los pueblos indígenas mexicanos; la construcción de un nuevo modelo de nación que incluya a la democracia, la libertad y la justicia como principios fundamentales de una forma de hacer política y el tejido de una red de resistencias y rebeldías altermundistas en nombre de la humanidad y en contra del neoliberalismo. El México imaginario, personi cado en este caso en elTLC, busca eliminar las fronteras para comercializar, promover condiciones de competencia y aumentar las oportunidades de inversión. Esta realidad sólo puede ser comprendida y aprehendida desde la aceptación de la vigencia de ambas culturas en la escena nacional, pero con la sinceridad de que el México imaginario ha querido sobreponerse, en términos de negación, al México profundo. El 1 de enero de1994 rememora el año 1518, cuando Hernán Cortés aparece frente al Emperador Cuauhtémoc, Occidente frente a los aztecas. Con este acontecimiento histórico inicia el enfrentamiento y coexistencia violenta de ambas culturas; la pretensión europea –occidental- que se impone y domina, y la resistencia azteca –Mesoaméricaque permanece en pie hasta nuestros días. El EZLN desde Chiapas (Tenochtitlán) ir1Guillermo, Bon l Batalla, México Profundo, una civilización negada, Grijalbo, México, 1987, pp. 1-96 Acequias 45 Otoño 2008 UIA Torreón

36

rumpe frente al TLC (Occidente), aparece el rostro indio que ha estado subsumido y negado por más de 476 años desde que Hernán Cortés ultrajó y avasalló el imperio azteca, a los pueblos indios. Desde entonces podemos a rmar, como lo sostiene Bon l Batalla,que “la civilización mesoamericana es una civilización negada, cuya presencia es imprescindible reconocer”. Hasta aquí un ejemplo clarividente de la existencia de ambas culturas y de sus antagonismos, unos por su sobrevivencia y, otros, en su incansable ímpetu de dominación. Dos culturas, dos civilizaciones, dos proyectos irreconciliables de nación. La realidad negada (la indígena) heredera deuna formación y cultura milenaria sigue estando presente en nuestro país, sus rostros, aunque cubiertos, (EZLN) personi can el rostro de miles de indígenas, sus pueblos y culturas que reclaman la potestad de su nación. La realidad imaginada (europeos mexicanos) fracasa en su proyecto de nación (TLC) por su ceguera de no reconocer a los “otros” como presentes, como igualmente mexicanos. Recurro a...
tracking img