Mis trabajos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1258 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 25 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ORUGA
Hubo una vez una oruguita a la que nadie quería porque, según la gente, era muy fea. El sapo se reía cuando la veía arrastrarse viscosamente por donde él y sus amigos estaban, yendo a pasear y a por comida, y aunque la pobre oruga intentaba no ser vista, jamás lo conseguía.
- ¿Adónde vas tan misteriosa, oruga?- decía el sapo.
- Voy a por comida- respondía la oruga.
- Pues la próximavez avísanos para no verte. Nos da repelús ver cómo te arrastras dejando ese reguero de babas por donde pasas... - reía el sapo, las ratonas y los demás animalillos del bosque. Y la pobre oruguita bajaba la cabeza y, ya sin ganas de comer, daba mediavuelta y se dirigía a su casa. Y así pasaba todos los días.
En su casa del árbol, un pequeño agujerito que compartía con otra oruga un poco másagraciada que ella, se pasaba los días sin salir, yendo a por comida cuando llegaba la noche y a expensas de que algún animal se la comiese, llorando a escondidas de su compañera que en muy poco la ayudaba.
- ¿Por qué lloras? Debería darte vergüenza andar con esas pintas por la vida, esos pelos tan mal peinados, siempre tan descuidada... Mírame a mí y aprende. Hasta me adulan los escarabajos... No sé,ponte de vez en cuando un poco de perfume de rosas, píntate los labios con el polen de las flores... ¡Ay, en fin, haz algo por ti misma, pero así no puedes ir por la vida! -.
- Yo no soy tan agraciada como tú, así pues si hago lo que tú me dices, no aumentaré mi belleza, sino que el sapo y sus amigos cuando me vean, se reirán con mucha más razón que ahora.-
- Haz lo que quieras, pero no lloresmás. Haces que pase las noches en vela. Cuando no estás llorando, te marchas a por comida dejando la puerta abierta. ¿Pretendes que viva tranquila? Puede entrar cualquier bicho y comerme... ¡Oh, Dios mío, no quiero ni pensarlo!-.
- Lo siento, intentaré no molestarte más.-
Y la pobre oruguita estuvo sin comer tres días y tres noches. El sapo, que a parte de maleducado disfrutaba haciéndola sufriry sometiéndola al más inmenso de los ridículos, una noche entró en su casa y mientras ésta dormía, le pintó con polen de flores de todos los colores todo su cuerpo.
A la mañana siguiente, su compañera, que se había aliado con el sapo, la despertó y le dijo que aquella mañana estaba más hermosa que nunca. Entonces la invitó a pasear y a almorzar semillas con miel. La oruga, que estaba hambrientay que se sintió muy halagada por su compañera, accedió gustosamente y bajó del árbol muy contenta. Cuando estuvo abajo, cientos de animalillos la estaban esperando con un trozo de cristal, donde sin saber cómo ni por qué, se vio reflejada al instante.
Todos reían sin parar, y la pobre oruga, queriéndose morir, fue testigo de las críticas e insultos que los animalillos imputaban hacia ella misma.- ¡Vaya facha, oruga! ¿De dónde vienes, de un baile de disfraces?- decían unos.- ¡Aunque la oruga fea se vista de seda, oruga fea se queda!- decían otros.
Y a todo esto, la pobre oruga no podía separar sus tristes ojitos del trozo de cristal, donde veía por primera y última vez su rostro reflejado en él, rompiéndose por dentro como un pétalo de flor en otoño, o como eso, como un cristal. Noobstante, la oruga no hizo nada en unos minutos. No se movió. No les miró.
Entonces fue cuando su compañera hizo un gesto de ¡se acabó! Todos se callaron, y tras unos minutos, la oruga dio media vuelta y subió de nuevo por el árbol dirigiéndose a su casa. - ¡Oruga, era una broma! No te pongas así... -. Dijo su compañera, pero la oruga no hizo caso porque no oía, solo quería morirse. Así que entró ensu casa, cerró la puerta y ya no se le vio más.
Abajo, todos los animalillos comenzaron a sentirse mal, todos menos el sapo. -¡Bah, no os preocupéis! Ya se le pasará... -. La otra oruga, que como los otros, fue consciente de que se habían portado muy mal con ella, subió rápidamente hacia su también casa, pero descubrió que la había cerrado con llave. - ¡Oruga, oruga! Siento mucho lo que ha...
tracking img