Mito e historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6102 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 18 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La historia es sin duda nuestro mito.
Combina lo pensable con los orígenes,
según el modo como una sociedad se comprende.”
Michel de Certeau[1]

El concepto de mito ha acompañado desde largo tiempo a la humanidad. Al menos desde la época de los griegos[2] el hombre ha vertido miles de horas en discusiones, reflexiones y escritos alrededor de él. Como tal, refleja en buena medida lacomplejidad de la esencia humana. Ligado estrechamente a la palabra, es la pantalla donde se proyectan las imágenes y los símbolos —el imaginario o la mentalidad colectiva— de una sociedad ubicada en una fracción de tiempo y espacio; no importa si es antigua o contemporánea, tribal o no, el mito se halla presente en ella transformándose juntos.
Emergido del ser humano como narración —oral,escrita, pintada o esculpida—, ambos se relacionan de dos maneras diferentes. En una, el mito se vuelve el objeto de estudio al cual se le analizan sus formas y funciones, sus cambios y movimientos, sus expresiones; en la otra se experimenta, se vive, a través de los rituales, las festividades cívicas y religiosas, y las remembranzas. Se establece la condición que al estar fuera del ser humanotambién se encuentra dentro de él.
Como objeto de estudio, el mito ha generado una vasta y muy diversa literatura. En el campo de las ciencias humanas ha sido preocupación de la psicología con Freud y Jung[3] como exponentes, la lingüística, la literatura, la filosofía, la antropología[4] o la historia. Aunque éste es un ejercicio de exploración sobre la historiografía vinculada al mito me pareceimportante comenzar con dos textos más inclinados hacia la filosofía, esto porque pensamos que es indispensable que el historiador reflexione de manera profunda sobre su quehacer y acontecer dentro de la ciencia histórica, su posición en la realidad, su temporalidad y la de los que estudia. Gadamer y De Certeau nos proporcionan esas líneas sobre las cuales podremos profundizar y particularizar.En una segunda parte, básicamente tomamos tres ejemplos en los cuales se pudo intuir los movimientos entre historia y mito, unos llevan desde la antigüedad religiosa al presente científico, otros, a la inversa, nos conducen del hecho histórico a la mitificación, pero ambos procesos engarzados a la cotidianidad del ser humano moderno.
Por último, por estar ubicados en Europa y porcuestiones de espacio, se dejaron de lado otros materiales bibliográficos en donde el mito se relaciona con la historia cultural, la historia de las mentalidades y la linguística o la historia de las religiones.[5]

I Desde la Filosofía y la Historia

Hans Georg Gadamer[6] (1900-2002) desde una posición filosófica retoma al mito para comenzar una serie de reflexiones en torno a él.Recopiladas en el libro Mito y Razón[7], éstas corresponden a un periodo comprendido entre 1981 y 1992[8]. Filósofo alemán nacido en Marburgo, Gadamer estudió con Paul Natorp y Martin Heidegger; éste último considerado como la más fuerte influencia en el pensamiento gadameriano. Sus ideas se centran en la exploración hermenéutica del ser histórico, especialmente tal como se manifiesta en la tradición dellenguaje. Fue fundador de la “hermenéutica filosófica” y puso de relieve lo que podría llamarse el “acontecer” de la verdad, así como el “método” que debe seguirse para desvelar este acontecer[9], pretende con esto describir nuestro permanente proceso intelectual de interpretar las cosas, incluso cuando no estamos concientes de hacerlo. En rigor, para Gadamer la hermenéutica es un acontecerhistórico, y específicamente un acontecer de la tradición[10]. Además del campo hermenéutico, se dedicó con intensidad al estudio de la cultura griega clásica, principalmente de Platón.
Partiendo de la afirmación de un doble origen del pensamiento moderno[11], a saber, la Ilustración —manifiesta en la ciencia experimental y la técnica como rectores de la vida cotidiana— y el Romanticismo —que lleno...
tracking img