Mitos y leyendas infantiles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3296 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El pequeño Etsa”
Cuentan los abuelos del pueblo Shua que Iquí es un demonio terrible ¡un diablo! Tiene la costumbre de atrapar a los shua y meterlos en su enorme bolsa. Una mañana y con engaños robó a Etsa, un shua bebé.  Y, le hizo creer que él era su papá. Esto fue hasta que sucedió la historia que te voy a contar…
Cuando  Etsa creció, todos los días salía a cazar para que el demonio Iwia,que él creía su papá, comiera.
- Etsa, ¡hoy quiero tres pájaros de postre! – le ordenaba.
 El muchacho regresaba con una bolsa llena de pájaros y aves.
Una mañana, cuando apenas empezaba su cacería,  se asombró de que la selva estuviera en silencio. ¡No se oían ni trinos, ni gorjeos, ni arrullos, ni graznidos por ninguna parte!. Mientras Etsa se preguntaba qué estaba pasando se le acercó unapaloma,
-Etsa : yo soy Yapan .Mira que silenciosa y triste se ve nuestro hogar. Estoy sola .Has apresado  a todos los pájaros y aves de este bosque y, casi llorando, le preguntó-¿me vas a matar a mí también?-
- No, creo que no, un ave solamente de qué le serviría a mi padre – y agregó - ¡Este silencio es horrible! y, palomita…mi corazón sufre… ¿cómo puedo ser tan distinto a mi padre?¡no quieroobedecerlo más!
Y se dejó caer, sollozando, sobre un colchón de hojas.
Entonces Yapan se acercó y poniéndole un ala en el hombro lo acarició.
-No le hagas más caso si lo que te pide daña a tu corazón. Además…no sigas en ese error: él no es tu papá. Hace tiempo te alejó de tus verdaderos padres. Etsa ¡tú eres ¡un shua!…
 Etsa miró con los ojos muy abiertos a la paloma pero…ella le estabaconfiando algo que ya sentía en su interior.
-¿Soy un shua?¿Yo soy de ese linda gente que vivía antes por acá?
-Sí, Etsa, eres un shua…-y agregó- no puedes hacer nada para volver ya con tus padres, pero aún puedes ¡devolverle la vida a los pájaros!…
-¿ Cómo?¡-Etsa bajó la cabeza- Por favor ¿puedo?¡Si es lo que más deseo!- dijo el muchacho.

- Anda a tu casa y recoge las plumas  que hayan quedadopor todos los rincones y mételas  en tu cerbatana*.Todas las que puedas. Cuando hayas terminado, corre a la selva y  sopla con fuerza. Hacer lo que te digo, Etsa, El Espíritu de la Naturaleza cumplirá tu deseo
Etsa,  corrió a su choza y anduvo durante dos días- sin que el diablo lo viera- juntado las  plumas.
Y a la mañana del segundo día se fue hacia lo más tupido de los árboles y sopló.
¡Quéhermoso milagro!  De su canuto empezaron a salir no plumas sino cientos de pájaros de todos los colores .Eran tantos, tantos que al poco rato cubrieron el cielo…después cada uno a su tiempo, fueron planeando hacia los árboles para re construir sus nidos.
A Etsa el corazón le saltaba en el pecho de la alegría..Y ¿quieres saber cómo termina esta historia?
Jamás volvió con Iquí ni quiso enterarsemás de la vida del diablo.
 Se quedó en la selva, retozando y cuidando  a los que ahora eran sus  amigos Y ¡claro! también se quedó junto a Yapan, la paloma, su amiga sabia,  que lo había ayudado a cambiar su  feo destino.

“LA LEYENDA DE DOÑA BEATRIZ”

Vivía en la ciudad de México una hermosa joven, doña Beatriz, de tan extraordinaria belleza, que era imposible verla sin quedar rendido asus encantos.
Contábanse entre sus muchos admiradores la mayor parte de la nobleza mexicana, y los más ricos potentados de Nueva España; pero el corazón de la bella latía frío e indiferente ante los requerimientos y asiduidades amorosas de sus tenaces amantes. Y así pasaba el tiempo; pero, como todo tiene un término en la vida, llegó el momento en que el helado corazón de doña Beatriz se incendióen amores.
Ello fue en un fastuoso baile que daba la embajada de Italia.
Allí conoció doña Beatriz a un joven italiano, don Martín Scípoli, de esclarecida y noble estirpe. La indiferencia de doña Beatriz fundióse entonces como la nieve bajo la caricia de los rayos solares, y sintióse la hermosa poseída de un nuevo sentimiento, en tanto que el joven, por su parte, se había también enamorado...
tracking img