Modelos de lectores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1703 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Consigna A. Opción 2
• Contrastar los “modelos de lectores” enunciados por G. Montes en el artículo “Mover la historia. Lectura, sentido y sociedad”, con las formas posibles de pensar la autoridad docente para la enseñanza de la lectura desarrolladas por I. Dussel en la clase 9.

Considero que la idea fundamental que sostienen estos dos textos y que de alguna manera es un ejevertebrador de lo que venimos trabajando en las clases es que atravesamos una crisis. Crisis en el sentido más benévolo del término: un derrumbarse de viejas estructuras y una necesidad de construir, aún desde el extrañamiento, la duda, la incertidumbre, nuevos modos de entender el acto de enseñar y aprender, de leer y escribir.

Inés Dussel hace un interesante acercamiento a la significación ysentido de la noción de autoridad desde la mirada de distintos autores para arribar a una síntesis personal que considero sumamente valiosa. Pensar en el educador y en las instituciones desde una autoridad cultural que refleje ante todo la responsabilidad de analizar cuál es la transmisión cultural que debe acontecer hoy y que, esa transmisión, debe ser habilitante de la mirada del otro, debe sergenerosa y abrir un espacio para que el otro pueda recrear aquello que se le ha brindado.

En esta línea de pensamiento, Graciela Montes hace presente al lector que también asume la responsabilidad, que es capaz de construir sentidos de una realidad compleja y cambiante. Un nuevo lector que es librepensador, que ve el obstáculo y que se activa, que lee desde este nuevo orden de lecturaque se ha instaurado a partir de las mutaciones propias de una sociedad atravesada por factores de cambios y conflictos.

Ambas escritoras reconocen y analizan el “viejo orden”, el antes de la crisis.
Dussel analiza la autoridad del docente “normalizador” pensada desde lo inapelable con un saber legitimado y paternalista, donde el alumno acata y asimila lo que “indiscutiblemente” esnecesario para formar parte de la sociedad y no ser excluido.
Graciela Montes habla en este sentido del lector escolar, el que aprende y lee por el imperativo de pertenecer a una sociedad culta, el que no se plantea preguntas ni interrogantes ya que la autoridad cultural del que enseña no admite dudas.

La crisis en la noción tradicional de autoridad, comienza según Dussel, a partir delos años 60’ donde se producen una serie de cambios en lo social y cultural y una respuesta por oposición que se refleja en una flexibilización de las normas rígidas que se venían manejando en materia de educación. En algunos momentos, esta flexibilización se mal entiende y lleva al “abstencionismo” o a la neutralidad en lo que respecta a la autoridad. Por ello, I. Dussel reflexiona que la autoridaddebe pensarse desde el equilibrio: ni paternalista ni permisiva sino responsable.

Considero que, en este ambiente de cierta flexibilidad, podría haberse afianzado el tipo de lector que Montes llama lector amateur, un lector que elige, construye su propio canon y que establece un vínculo emocional con el libro.

Ambas autoras consideran que, no hay recetas que garanticenel feliz encuentro entre alumnos y docentes, entre lectores y textos. Pero sí, como dice Dussel, es posible trabajar desde la confianza y convertirse en “parte de la riqueza del vínculo y no en el obstáculo”. Y, como lo expresa Montes, ser “ habilitantes del deseo, el desequilibrio y la búsqueda de sentidos”.

Consigna B
• Argumentación propia en relación con un tema específico, retomandolecturas pertinentes.

“Cambio la frase por hechos...”

Una de las frases que más pesan sobre mi espalda docente y que es un imperativo en la curricula de Lengua y literatura es “fomentar el hábito lector”. Siempre me ha intimidado esta sentencia porque en ella se esconden todas las imposibilidades y problemas a los que me enfrento en mi quehacer...
tracking img