Modernidad y postmodernidad en educación

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1339 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Libro: “Modernidad y posmodernidad en educación”.
Capítulo: Un desencanto llamado postmoderno
Lechner, N., Carrizales, C., García, V., Lenzer, D., y McLaren, P. (1991). Modernidad y posmodernidad en educación. Cuernavaca: UAS-UAEM

EXTRACTO

El debate modernidad – postmodernidad analiza el estado del pensamiento al salir el siglo XX, implica la polémica respecto a las ilusionestrascendentales que prometían “mundos felices”, mundos plenos de armonía, sin conflictos y perfectos. Implica también un debate en torno de los referentes privilegiados y seguros (ciencia, técnica, desarrollo y razón) desde donde se ha valorado, pensado, y se ha pretendido transformar la realidad.

Este debate también implica una confrontación entre las ilusiones gestadas en la modernidad y lasdesilusiones por su decadencia. El desencanto es más que una perdida de ilusiones, la reinterpretación de los anhelos.

Ni el pensamiento moderno ni el postmoderno se han podido uniformar; el pensamiento moderno se ha debatido durante tres siglos sin lograr consenso, por ello la diversidad se ha impuesto, ha resultado indomable. La crítica postmoderna reivindica la diversidad y es a su vez su expresión,por ello carece de unidireccionalidad, es diversa y polémica.

La educación en la época moderna es, con su devoción a la ciencia, a la experimentación y al número, un camino de refuerzo constante de la pedagogía visible con olvido de la educación que escapa a las determinaciones cuantitativas.

Vivimos en una época de transnacionalización que abarca no solamente circuitos económicos, sinoigualmente ideológicos; también el “clima cultural” se internacionaliza y los temas del debate europeo o norteamericano forman parte de nuestra realidad.

Para algunos se ha agotado la modernidad, dando inicio a una nueva época. Para otros, no existe tal mutación y se trata más bien de una crítica gestada en el interior de un proyecto inconcluso de modernidad.

La llamada postmodernidad es másque todo, cierto desencanto con la modernidad: modernidad que ha su vez ha sido definida como un “desencantamiento del mundo”. Se trataría de una especie de “desencanto del desencanto”. El desencanto es, mas que una pérdida de ilusiones, la reinterpretación de los anhelos.

La modernidad es un proceso de secularización: el lento paso de un orden recibido a un orden producido.

Ya no existeuna ley absoluta ni una tradición sagrada que encauce la voluntad humana y son los hombres mismos quienes han de autolimitarse.

La secularización traslada a la política la función integradora que cumplía anteriormente la religión. Si antes la religión consagraba una instancia última en que se fundaban todas las manifestaciones del orden dado, ahora se atribuye a la política un lugar privilegiadoen la producción del orden social.

La articulación de la pluralidad y colectividad es justamente la pretensión de la democracia.
La democracia (como principio de legitimidad) presupone una identidad que la democracia (como principio de organización) nunca puede producir como algo permanente y definitivo.

Una primera dimensión del desencanto postmoderno es la pérdida de fe en que existauna teoría que posea la clave para entender el proceso social en su totalidad. Nuestra época se caracteriza por un recelo frente a todo tipo de metadiscurso omnicomprensivo. Esta desconfianza nace de una intención antitotalitaria; detrás del saber como detrás de toda pretensión de verdad se escondería una relación de poder.

El “sistema social” no es una estructura neutral, hay que sospechar delpoder objetivado en las estructuras existentes.

Hoy en día ha desaparecido el optimismo iluminista acerca de la convergencia de ciencia, moral y arte para lograr el control de las fuerzas naturales, el progreso social y la felicidad de la humanidad. La reconciliación de lo bueno, lo verdadero y lo bello aparece como una ilusión de la modernidad. El desencantamiento con esa ilusión sería la...
tracking img