Mujeres en san juan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1591 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 21 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS MUJERES EN EL EVANGELIO DE SAN JUAN
Juan Diego Quintero

Podemos encontrar varios casos particulares que nos van a dar pistas sobre el significado de las mujeres en el cuarto evangelio y que nos van a abrir una nueva visión, o tal vez la mirada de Dios frente a su creatura, la mujer.
Cómo es que se acerca Jesús a una mujer de estas, Él sabía exactamente lo que hacía, no se dejaballevar por el "que pensarán", ahora el detalle a considerar es que Él es Dios y conocía más que cualquier hombre las consecuencias. Él tenía un ministerio y lo cumpliría a la perfección, el evangelio se extendería y aquí es una mujer quien se hace instrumento del evangelio, “_Muchos samaritanos creyeron en Él por las palabras de la mujer__”_ (cf. Jn 4, 39-42), más adelante Jesús en el huerto dirá,“No solo te pido por estos, sino por cuantos crean en mí por su palabra” (cf. Jn 17,20), es decir que el discipulado es también para las mujeres y aquí se demuestra en esta mujer.
Para Juan, la mujer es tan capas como digna de proclamar a Jesús, es más, está llamada a hacerlo. La cosa se complica más si tenemos en cuenta que en esta escena Jesús estaba solo con la mujer, sus discípulos habían ido acomprar de comer, esto es realmente escandaloso, pero de nuevo aparece la providencia de Jesús, pues la mujer nunca se hubiera acercado, ni hubiera recibido el evangelio, si estuvieran en el pozo también sus discípulos, que estaban aún llenos de los prejuicios Judíos. Asimismo, podría ser desfavorable por posibilidad a surgir rumores, pero nuevamente, está el tema de que Jesús predicaba "el reinode los cielos" no solo según como lo harían los hombres, Él es también Dios, y la mujer es creación hermosa de su padre, el también vendría a redimirlas a ellas.
Por otro lado encontramos a Jesús ante aquella mujer que iba a ser apedreada, y que según los criterios de Juan, Él Cristo se humaniza, al igual que todo hombre, es decir, se hace un ser humano que trasciende el ser hombre o mujer, noes el caso de los hombres y rabinos de la época, que su soberbia los hacía creerse tan grandes que se atrevían a ser los dueños de la vida, la dignidad y el valor de una mujer.
Realmente Jesús no es solo un caballero, es el amor mismo que se da a hombres y mujeres por igual, es decir que se hace humano para divinizar a hombres y mujeres, la salva, la levanta, la perdona de tal manera que esamujer llegase a amarlo tanto, ella no podía dar de lo que no tenía, por su puesto entonces Jesús se desbordo de amor para con aquella mujer en ese momento, es decir que la plenitud de la revelación nos habla de la grandeza, belleza e igualdad dignidad y gracia que Dios ha hecho en la mujer.
Los fundamentalistas de la época, escribas y fariseos, nos dice el texto, le trajeron a Jesús una mujercomo botín de guerra, acusada de haber sido sorprendida en el acto de adulterio. Curiosamente, el hombre culpable del mismo pecado no aparece en la escena, escapa al celo de los críticos de la mujer y de la sociedad. Algo que se ha repetido hipócritamente hasta el presente.
El arma que esgrimirá el Maestro en esta ocasión, además de una lógica contundente, será el silencio pero no un silenciocualquiera que culmina en la nada, sino un silencio que habla, un silencio que inquieta, incomoda y como en esta circunstancia, no dejará de hurgar la conciencia misma de cualquier actor humano. En este caso qué otra cosa podía hacer Jesús, sino guardar silencio y dar tiempo para que las verdaderas intenciones de los presuntos interesados en la pureza sexual y matrimonial muy pronto salgan a la luzdel día.
Si se inclinaba a un trato misericordioso lo hubieran declarado blasfemo por no aceptar el dictamen de la Ley. Jesús se mantiene en silencio porque sabe que el dedo acusador definitivamente no apuntaba a la mujer sino a él después de su veredicto. Volvemos a insinuar el hecho de que los acusadores no tuvieron la misma preocupación por el hombre adúltero, pasivo de la misma culpa que...
tracking img