Ncandj

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (799 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Microeconomía Práctica. La economía de la catástrofe
M.P.P. GONZALO J. SUÁREZ P.
2011-03-15
Japón ha caído en desgracia. No sólo fue afectado por un temblor de 8.9 grados en la escala de Richter(que como es logarítmica, subir un punto implica 1000 veces más fuerza) sino que también le pegó un maremoto y, para colmo, dos de sus centrales nucleares presentan fallas por sobrecalentamiento en susreactores. De acuerdo a la NASA, la intensidad del terremoto fue tal que se desplazó casi tres metros de su posición previa. Al cierre de esta columna se estimaban en 2,000 los muertos y 10,000 losdesaparecidos, y se señala que es la peor desgracia que atacó al país desde la Segunda Guerra Mundial, etapa histórica que cerró con dos bombardeos nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.
Por si fuerapoco (o al perro más flaco se le cargan más las pulgas) la bolsa de valores abrió su primer día hábil tras la tragedia con una caída cercana al 7%. Y aquí surgen dos inquietudes muy serias sobre lavisión económica de la tragedia: ¿Por qué hay personas que especulan con los escasos víveres y agua, por qué suben los precios en la zona de la tragedia? Y ¿Podrá la economía japonesa, que ya teníaproblemas para crecer la última década y ha sido recientemente rebasada por China como la segunda economía más importante del mundo, sobreponerse a la tragedia?
Antes de contestar, debemos recordar que laeconomía no es precisamente una ciencia éticamente normativa. No dice lo que está bien o está mal; no juzga la moralidad de los actos o valida las acciones humanas. Precisamente por eso Adam Smith–profesor de ética en Escocia y reconocido como padre de la economía moderna- separó la ética de la economía en su texto “La Riqueza de las Naciones”.
Primero, es obvio que cuando una tragedia golpea unaregión o un país, su estructura económica se altera. De un lado ciertos productos que se daban por sentados –como el agua potable en la llave- se pierden de tajo, desplazándonos a sus sustitutos...
tracking img