Nerdezitha

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10549 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
NO ES FACIL SER UN ANGEL I
Mi nombre es Joani, soy un ángel que se acaba de recibir en la U.A.D.A (Universidad Argentina De Ángeles). Me recibí con orientación en el amor. Mi objetivo máximo era ser como Cupido, objetivo nada sencillo por cierto. Me mandaron a la Tierra por primera vez hace aproximadamente ocho años, el objetivo: unir a dos personas en el amor. Pero claro, era mi primer trabajoy lo completé de la mejor manera posible…
Lo primero que tenía que hacer era identificar a mis “víctimas”, después de mucho vagar los encontré.
Él trabajaba en una distribuidora atendiendo el teléfono, ella lo hacía en un local desde el cual llamaba para hacer los pedidos, ni bien escuché sus voces supe que eran ellos. La primer tarea era que sus voces les llamaran la atención a ellos mismos,tenía que tratar de extender sus breves charlas de 2 ó 3 minutos a una duración mínima de 10 minutos, tan solo lograra aquello ellos solos se iban a encargar de ir traspasando los límites que tenían impuestos por la distancia, después mi trabajo consistiría en monitorearlos periódicamente para que no se descarrilen. Y así fue que lancé mis primeras dos flechas y… di en el blanco.
- ¡Esto es unainjusticia! – dijo él – Vos sabés mi nombre y yo no conozco el tuyo.
- Poly – le respondió ella muy dulcemente
Para él fue como un baldazo de agua fría, ese no podía ser su nombre, esa tenía que ser la manera en que la llamaban sus allegados y a él le encantó que lo incluyera en esa lista. Las charlas comenzaron a extenderse (como estaba planeado) y él apostó un poco más…
- ¿Por qué no me llamás acasa? 4542-….
Y ella… lo llamó. El primer límite había sido traspasado, comenzaron a hablar en horarios que no eran habituales y las charlas se extendían a más de lo normal, mientras tanto yo debía seguir lanzando flechas para seguir llamando la atención de cada uno en el otro.
Fueron conociendo aspectos de sus vidas que en el trabajo no podían manifestarse, a él le había llamado la atención surisa fresca y clara, espontánea y gentil. A ella le encantaba la forma en que él la hacía reír. Él venía, como todos, de un par de decepciones engañosas, le contó de la muerte de su padre cuando era muy joven y de alguna novia perdida. Ella le contó que vivía con la madre y la hermana en la zona de Caballito, le contó también de algún que otro novio. Él sentía que había algo que ella le ocultaba,pero no le importaba. Habían pasado un par de meses y él todavía no tenía su teléfono y nunca le gustó llamar a nadie que no se lo hubiera dado personalmente.
- Cuando me des tu teléfono me voy a dar cuenta que está todo bien – le decía.
Las charlas dependían de ella, de su llamado. A ella siempre le gustó manejar este tipo de situaciones y a él - ¿por qué no admitirlo? - lo seducía la idea desentirse buscado por ella sin tener que andar siguiéndola.
Las charlas iban surtiendo efecto a tal punto de que se extrañaban cada vez más. Fue en ese momento que decidí lanzar las flechas del encuentro. Ya era hora.
Las flechas en el amor se lanzan de a pares y las dos deben impactar en el corazón de las víctimas de forma simultánea, si una se desvía ¡los resultados pueden ser fatales! Fue enese preciso momento que al intentar lanzar las flechas del encuentro que lo vi. El Ángel del Viento.
Los Ángeles del Viento son seres que son enviados a la Tierra para imposibilitarnos nuestra tarea, son obstáculos que nos pone la “Universidad” para que los eludamos. Me miró y me amenazó: “No lo lograrás” me dijo. El caso es que tuve que buscar una mejor posición. Mientras tanto mis “víctimas”habían logrado cierta autonomía y, por sí solos, decidieron encontrarse. ¡Tenía que lanzar esas flechas! Y las lancé, pero el Ángel del Viento ganó esta vez, una de las flechas fue a dar contra un cartel de “Aceites Marolio” y el encuentro fue teñido por un malentendido; él la espero dos horas y ella jamás llegó.
El Ángel del Viento se río de mí y me dijo socarronamente: “¿Te contaron del límite...
tracking img