Neruda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1160 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
YO SOY…
MÉXICO 
(1940)
    MÉXICO, de mar a mar te viví, traspasado 
    por tu férreo color, trepando montes 
    sobre los que aparecen monasterios 
    llenos de espinas,
                               el ruido venenoso 
    de la ciudad, los dientes solapados 
    del pululante poetiso, y sobre 
     las hojas de los muertos y las gradas 
    que construyó el silencioirreductible, 
    como muñones de un amor leproso, 
    el esplendor mojado de las ruinas.
    Pero del acre campamento, huraño 
    sudor, lanzas de granos amarillos, 
    sube la agricultura colectiva 
    repartiendo los panes de la patria.
Otras veces calcáreas cordilleras
interrumpieron mi camino,
                                       formas
de los ametrallados ventisqueros 
quedespedazan la corteza oscura 
de la piel mexicana, y los caballos 
que cruzan como el beso de la pólvora 
bajo las patriarcales arboledas.
    Aquellos que borraron bravamente 
    la frontera del predio y entregaron 
    la tierra conquistada por la sangre 
    entre los olvidados herederos, 
    también aquellos dedos dolorosos 
    anudados al sur de las raíces 
    la minuciosa máscaratejieron,
    poblaron de floral juguetería 
    y de fuego textil el territorio.
No supe qué amé más, si la excavada 
antigüedad de rostros que guardaron 
la intensidad de piedras implacables, 
o la rosa creciente, construida 
por una mano ayer ensangrentada.
    Y así de tierra a tierra fui tocando
    el barro americano, mi estatura,
    y subió por mis venas el olvido
    recostado enel tiempo, hasta que un día
    estremeció mi boca su lenguaje.




XX
LA GRAN ALEGRÍA
LA sombra que indagué ya no me pertenece. 
Yo tengo la alegría duradera del mástil,
la herencia de los bosques, el viento del camino 
y un día decidido bajo la luz terrestre.
No escribo para que otros libros me aprisionen 
ni para encarnizados aprendices de lirio, 
sino para sencillos habitantesque piden
agua y luna, elementos del orden inmutable, 
escuelas, pan y vino, guitarras y herramientas.
    Escribo para el pueblo, aunque no pueda 
    leer mi poesía con sus ojos rurales. 
    Vendrá el instante en que una línea, el aire 
    que removió mi vida, llegará a sus orejas, 
    y entonces el labriego levantará los ojos, 
    el minero sonreirá rompiendo piedras, 
    elpalanquero se limpiará la frente, 
    el pescador verá mejor el brillo
    de un pez que palpitando le quemará las manos, 
    el mecánico, limpio, recién lavado, lleno 
    de aroma de jabón mirará mis poemas, 
    y ellos dirán tal vez: "Fue un camarada".
    Eso es bastante, ésa es la corona que quiero.
Quiero que a la salida de fábricas y minas 
esté mi poesía adherida a la tierra, al aire, a la victoria del hombre maltratado. 
Quiero que un joven halle en la dureza 
que construí, con lentitud y con metales,
como una caja, abriéndola, cara a cara, la vida, 
y hundiendo el alma toque las ráfagas que hicieron 
mi alegría, en la altura tempestuosa.









XXI
LA MUERTE
HE renacido muchas veces, desde el fondo 
de estrellas derrotadas, reconstruyendo elhilo
de las eternidades que poblé con mis manos, 
y ahora voy a morir, sin nada más, con tierra 
sobre mi cuerpo, destinado a ser tierra.
No compré una parcela del cielo que vendían 
los sacerdotes, ni acepté tinieblas
que el metafísico manufacturaba 
para despreocupados poderosos.
Quiero estar en la muerte con los pobres 
que no tuvieron tiempo de estudiarla, 
mientras los apaleaban losque tienen 
el cielo dividido y arreglado.
Tengo lista mi muerte, como un traje 
que me espera, del color que amo, 
de la extensión que busqué inútilmente, 
de la profundidad que necesito.
Cuando el amor gastó su materia evidente 
y la lucha desgrana sus martillos 
en otras manos de agregada fuerza, 
viene a borrar la muerte las señales 
que fueron construyendo tus fronteras....
tracking img