Nidos para la lectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2801 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nidos para Lectura

El papel de los padres en la formación de lectores.

El sentido de la Lectura.

Autor: Yolanda Reyes

En el hogar (primera escuela) se aprende lo fundamental para la vida: los valores, las actitudes, los modos de ser, de sentir y de pensar, la manera de mirar; donde aún no han llegado las innovaciones de la tecnología.

Y es en ese ambiente donde crece la gente sinnecesidad de planifica. Por eso, hablar de levtura en el hogas es diferente a hablar de la lectura en la escuela.

Los padres no son maestros sino padres y esta afirmación temeraria vale para todos los asuntos de la vida, incluyendo,por supuesto, el ámbito de la lectura.

El hogar proporciona el contexto, el para qué; el hogar es el nido en el que la lectura encuentra o desencuentra eso que sellama un sentidoprimordial. Creo que es ahí, en la revelación de ese sentido primordial, donde ubico elpapel de los padres como insustituible e indelegable. La escuela puede y debeencargarse de los estilos y de las técnicas; para hablar en términos de lectura, debeenseñar el manejo y los trucos del código, vale decir las mil y una técnicas de ladecodificación, desde prekinder hasta undécimo. Perola idea de lalectura como un acto de desciframiento vital es un asunto que comienza en la casa yque está ligado a los orígenes de los seres humanos, a sus historias familiares yviscerales, a los hilos de la memoria, que los enredan en una trama de significados,mucho más allá del lenguaje escolar.

Para hablar del papel de los padres en la formación de los lectores,es aconsejable partir de unabúsqueda personal, empezando por el principio, quesomos nosotros, y no por el final, que son los niños.

Trataré de exponer el papel que juega el entorno familiar en ese complejo proceso dedesentrañar sentidos que transita un niño y que, para simplificar, llamaremos “lectura”.En términos generales, vamos a mencionar tres grandes momentos o etapas en eseproceso. La primera es aquella en la que elniño no lee, sino que otros lo leen; lasegunda es aquella en la que lee con otros y la la tercera es la del lector que lee solo. Alfinal de estas etapas encontraremos un lector autónomo y quizás, si todo resulta bien,un lector adolescente que no sólo prescinde de los padres, sino que lee, a escondidasde ellos, sus propios libros.

LAS PRIMERAS ETAPAS EN LA FORMACIÓN DEL LECTOR

1. Yo no leo.Alguien me lee, me descifra y escribe en mí

El hecho de nacer nos sitúa ya de lleno en un universo de palabras, de símbolos y designificados. Para el recién nacido, ese mundo de significaciones es un parloteo indescifrable e ininteligible que empieza acobrar sentido sólo en la medida en que aparece alguien que lo lee, que lo descifra y que funda en él los primeros significados. Es la madre, consu alternancia de presencias y ausencias, de ires y venires, la que leimprime significado al llanto de su bebé, tan parecido al de cualquier animal.

De manera que nos hacemos partícipes de la comunicación humana y entramos almundo de lo simbólico porque hay alguien que nos lee y que escribe en nosotros losprimeros textos, las primeras claves de significación. En esa primera etapa de lavida,tenemos contacto con muchos textos de lectura.

En primer lugar, están los libros sin páginas, todo ese torrente de tradición oral que lospadres recuerdan. Quizás la rescatan del fondo de su memoria, de lo que a ellos les cantaron yles contaron y la reescriben en sus hijos. Esa poesía de la primera infancia, querecuerda los ritmos del corazón y que casi los imita, es rimada, aliterada,rítmica,repetitiva y prosódica.

Lo que cuenta aquí son lassonoridades, las repeticiones, las alternancias, ese poder mágico de la palabra que va y viene, que canta, que nos envuelve en la sonoridad y que nos sitúa en posesión de lo poético.

El aprendizaje poético que se da en el hogar no habla de ritmo ni de métrica ni de rima,pero habla de la esencia de la poesía que es esa posibilidad de trascender...
tracking img