No somos antillanos!

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6463 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“No somos antillanos”: La identidad puertorriqueña en Insularismo

Rubén Fernández Asensio
University of Hawai‘i at Mānoa

A finales de la década de los 20, la intrusión neocolonial de los Estados Unidos dentro de América Latina era ya innegable, y la combatividad orgullosa preconizada por autores como Rubén Darío y José Enrique Rodó al terminar la guerra hispanoamericana había perdido fuerza.La victoria del materialismo yanqui sobre la autocomplaciente tradición humanista latinoamericana empujaba a la introspección y la autocrítica a toda una nueva generación de ensayistas: Pedro Henríquez Ureña, José Vasconcelos, Alfonso Reyes, José Carlos Mariátegui, Jorge Mañach y Ezequiel Martínez Estrada se dedicaron a indagar una definición más profunda de la identidad latinoamericana.
De entretodos estos pensadores, sólo Antonio Salvador Pedreira cargó con la circunstancia única de vivir en el único territorio latinoamericano bajo ocupación directa de los Estados Unidos. Su nombre encabeza el de la llamada “generación treintista” que acometió la tarea de reconstruir la cultura puertorriqueña a base tanto de resistir como de acomodarse al control norteño. Lanzado desde su posición deprimer director del nuevo departamento de Estudios Hispánicos en la Universidad de Puerto Rico, su ensayo Insularismo consiguió convertirse inmediatamente en una interpretación canónica de la identidad puertorriqueña.
La crítica reciente ha sido inmisericorde con los aspectos más caducos de la obra de Antonio Pedreira, pero sin intentar situarlo en su contexto. En este trabajo me propongo reexaminarla posición de su ensayo Insularismo en la discusión de la identidad puertorriqueña. En primer lugar hay que aclarar ciertas idiosincrasias de su estilo discursivo que tienen relación directa con sus preocupaciones temáticas. Más adelante defino el tratamiento que Pedreira hace de los condicionantes raciales y geográficos de Puerto Rico, y por último determinaré cómo el ensayista extrae de suanálisis previo unas recomendaciones para el desarrollo nacional de la isla.
Insularismo ha sido un libro más mencionado y blandido sea como arma o como prueba incriminatoria que leído en profundidad, y una razón principal de esta situación es su dificultad de lectura. Incluso para la norma dentro del género ensayístico, es un texto abiertamente ambiguo y tentativo. Como señala el análisis estilísticodel crítico Alberty Fragaso, si según Pedreira la censura colonial es el origen del “merodeo expresivo” como discurso nacional, con Insularismo, más que atacar esa tradición retórica de lo indirecto y la alusión, Pedreira la eleva a la categoría de estética. Alberty parte de preguntar por qué Insularismo da la impresión de “falsear” Puerto Rico, y llega a la conclusión de que el estilo ambiguo desu autor aúna propósito y procedimiento, al intentar definir algo todavía no plenamente formado (la nación puertorriqueña) mediante un acercamiento indirecto.
Más interesante aún es su tesis de que Pedreira forma parte de la tradición retórica o retoricista que él mismo critica explícitamente. Para Pedreira, la necesidad de eludir la censura colonial convirtió el “merodeo expresivo” en lacaracterística nacional de Puerto Rico:

He aquí el doloroso vía crucis de nuestras letras. […] Nuestros autores regionalistas tenían que dedicarse a la prestidigitación, al barroquismo expresivo, a componer alegorías prudentes para expresar a medias sus sentires. (Insularismo, p. 64)

Por otra parte, el ensayista parece atribuir a la escuela pública estadounidense la perpetuación de esas prácticasdiscursivas, mencionando el caso concreto de los fragmentos del Quijote aprendidos en su infancia: “¡El párrafo menos cervantino de la obra se convertía, por obra y gracia del retoricismo importado, en un bello modelo ejemplarizante!” (p. 142) Nótese la calificación de “importado” con que Pedreira desnaturaliza el barroquismo superpuesto al legado renacentista hispánico. Sin embargo, más adelante...
tracking img