No tengo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (913 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SABEMOS CUANTO VALEMOS EN REALIDAD

Cuantas veces dudamos de nuestro propio valor, de que realmente merecemos mas y que podemos conseguirlo si nos lo proponemos. Claro que el solo propósito noalcanza se requiere de la acción para lograr los beneficios .Yo se que se puede y que existen innumerables caminos para conseguirlo.

Este es un pequeño texto que quiero compartir con ustedes:Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.
Deprimido descargó en ella sus angustias, acerca del trabajo, que el dinero , que la relación con su pareja, que su vocación lo explicaba de una manera que todo parecía mal en su vida.
Marisa introdujo la mano en su cartera, saco un billete de 50 dólares y le dijo:
Alfredo, quieres este billete?Alfredo , un poco confundido al principio , inmediatamente le dijo:
-claro Marisa son 50 dólares, quien no los quería?
Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugo hacerlo un pequeñobollo. Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle :
-y ahora igual lo quieres?
-Marisa, no se que pretendes con esto, pero siguen siendo 50 dólares, claro que los tomare sime lo entregas.
Entonces Marisa desdoblo el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.
-lo sigues queriendo?
Mira Marisa, sigo sinentender lo que pretendes, pero ese es un billete de 50 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor
-Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieras, aunque la vidate arruge o pisotee, sigues siendo tan valioso como siempre lo hayas sido…lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedes estar en un momento determinado.
Alfredose quedo mirando a Marisa sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.
Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa...
tracking img