Normalidad en la niñez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 63 (15708 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EVALUACIÓN DE LA NORMALIDAD EN LA NIÑEZ

El Descubrimiento Temprano De Los Agentes Patógenos: Prevención Y Pronóstico

Para el analista de niños, la reconstrucción del pasado riel paciente o el rastreo de los síntomas hasta sus orígenes en los primeros años de vida constituye una tarea muy diferente de la detección de los agentes patógenos antes de que éstos hayan comenzado su tareanociva; de la evaluación del grado de progreso normal de un niño pequeño; del pronóstico de su desarrollo; de interferir con el tratamiento del niño; de guiar a los padres: o en general de prevenir las neurosis, las psicosis y la asocialidad.

Mientras que el entrenamiento reconocido para la terapia psicoanalítica prepara al analista de niños para llevar a cabo las primeras tareas señaladas, aúnno se ha preparado un plan de estudios oficial para que logre cumplir todas las demás.

'El interés en los problemas del pronóstico o de la prevención conduce inevitablemente al estudio de los procesos mentales normales opuesto al estudio de los patológicos^ o a la transición insensible entre los dos estados que concierne al analista de adultos Este conocimiento de lo norma! al que Ernst Kris(1951) denominó' campo "subdesarrollado" o "problemático" de! psicoanálisis, se ha ampliado considerablemente gracias a las extrapolaciones teóricas de los hallazgos clínicos realizados, también se debe mucho a la creciente importancia de los principios y presunciones de la psicología psicoanalítica del niño dentro del pensamiento metapsicológico, que "comprende el campo total del desarrollo,normal y anormal".

El analista de adultos en su trabajo clínico tiene poco interés en el concepto de normalidad, excepto de manera marginal, en cuanto se refiere al funcionamiento (en el amor, el sexo y en el buen rendimiento en el trabajo). En contraste, el analista de niños que considera el desarrollo progresivo como la funcíón más esencial de un inmaduro, está profunda y centralmentecomprometido con la integridad o el trastorno, es decir, la normalidad o anor¬malidad de este proceso vital.

Como ya lo he indicado se puede evaluar el grado de desarrollo y las necesarias indicaciones terapéuticas en el niño a través de! escrutinio, por un lado, delios impulsos libidinales y agresivos, y por el otro, del yo y del superyó de la personalidad infantil por medio de signos que indiquen, segúnla adaptación del yo, su precocidad o su retardo.

Con la secuencia de las fases de la libido y una lisia de las funciones del yo en el trasíondo de su mente, esta tarea no es en modo alguno imposible ni siquiera difícil de realizar para el analista de niños. Pero las indicaciones que así se obtienen son más útiles para establecer el diagnóstico y para revelar el pasado que para decidir lascuestiones relativas a lo normal o las perspectivas futuras, y demuestran de manera satisfactoria las formaciones y soluciones de compromiso que se han logrado en la personalidad del paciente; pero no incluyen señales de cuáles son las oportunidades que existen para mantener, mejorar o disminuir su nivel de rendimiento.

LA TRASLACIÓN DE LOS HECHOS EXTERNOS A LAS EXPERIENCIAS INTERNASLos analistas, en la medida en que se los considera expertos en niños, deben enfrentar una multitud de interrogantes que el público les plantea, acerca de lo crianza de los niños y de las decisiones que ios padres deben lomar en relación con la vida de sus hijos y que pueden resultarles conflietivas. El hecho de que las consultas se refieren a situaciones de la vida diaria no es razón para delegarlas respuestas en quienes carecen cíe entrenamiento analítico y se ocupan habitualmente de la vida mental normal (tales como los mismos padres, los pediatras, las enfermeras, las maestras jardineras, las maestras, los funcio¬narios de bienestar social, las autoridades educacionales, etc.). En efecto, los interrogan!es planteados circunscriben precisa¬mente aquellos campos en que pueden aplicarse...
tracking img