Novedades

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1528 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Curso-taller:Raíces, metodología y desafíos de la Educación Popular 2009

Multiversidad Franciscana de América Latina multiversidad@adinet.com.uy

SIMÓN RODRÍGUEZ (1771 – 1854)

Simón Carreño, Rodríguez por nombre elegido, interpretó a Rousseau en el sentido de la igualdad social: sostenía que las escuelas debían abrirse al pueblo, a las gentes de “sangre mezclada”; que niñas y niñostenían que compartir las aulas y que “más útil sería al país crear albañiles, herreros y carpinteros que caballeros y frailes”.

Fue el maestro de Simón Bolívar. Nos dice Galeano: “Simón el maestro y Simón el alumno. Veinticinco años tiene Simón Rodríguez y trece Simón Bolívar, el huérfano más rico de Venezuela, heredero de mansiones y plantaciones, dueño de mil negros. Lejos de Caracas, elpreceptor inicia al muchacho en los secretos del universo y le habla de libertad, igualdad, fraternidad; le descubre la dura vida de los esclavos que trabajan para él y le cuenta que la nomeolvides también se llama myosotis palustris. Le muestra cómo nace el potrillo del vientre de la yegua y cómo cumplen sus ciclos el cacao y el café. Bolívar se hace nadador, caminador y jinete; aprende a sembrar,aconstruir una silla y a nombrar las estrellas del cielo... A la luz de un farol, leen y discuten Robinson Crusoe y las Vidas de Plutarco.”

En 1797 debe escapar al exilio por sospechoso de conspiración contra el rey, con el nombre de Simón Robinson navega hacia Jamaica. Era masón de la logia que Francisco de Miranda fundó en Londres. Estos masones criollos encabezaron el movimiento, se habíanconjurado para liberar a América, la querían independiente y republicana, sin esclavitud, libre del rey y del papa. José María de España que era el jefe de los Conjurados es descuartizado en la plaza de Caracas.

En 1826, habiendo vencido Simón Bolívar a los españoles, vuelve Simón Rodríguez de Europa, 25 años anduvo, fue amigo de los socialistas de París, Londres y Ginebra, trabajó con lostipógrafos de Roma y los químicos en Viena y hasta enseñó las primeras letras en un pueblito de la estepa rusa. Bolívar lo abraza y lo nombra director de educación en el nuevo país que lleva su nombre: Bolivia, con la orden de fundar escuelas.

Con una escuela modelo en Chuquisaca, inicia su tarea contra las mentiras y los miedos consagrados por la tradición. “Chillan las beatas, graznan losdoctores, aúllan los perros del escándalo: horror, el loco Rodríguez se propone mezclar a los niños de mejor cuna con los cholitos que hasta anoche dormían en la calle. ¿Qué pretende? ¿Quiere que los huérfanos lo lleven al cielo? ¿O los corrompe para que lo acompañen al infierno? En las aulas no se escucha catecismo, ni latines de sacristía, ni reglas de gramática, sino un estrépito de sierras ymartillos insoportable a los oídos de frailes y leguleyos educados en el asco al trabajo manual ¿Una escuela de putas y ladrones? Quienes creen que el cuepo es una culpa y la mujer un adorno, ponen el grito en el cielo: en la escuela de don Simón, niños y niñas se sientan juntos, todos pegoteados; y para colmo, estudian jugando”.[1]

El prefecto de Chuquisaca incabeza la campaña “contra el sátiroque ha venido a corromper la moral de la juventud”. Al poco tiempo, el mariscal Sucre, presidente de Bolivia, exige a Simón Rodríguez la renuncia porque no ha presentado sus cuentas con la debida prolijidad.

Se va a Chile y en el puerto de Valparaíso, Simón Rodríguez tiene en su casa una escuela y una fabriquita, le enseña a los niños la alegría de crear y haciendo velas y jabones, paga susgastos; el cartel en la puerta dice:

LUCES Y VIRTUDES AMERICANAS

Esto es, velas de sebo, paciencia, jabón,
Resignación, cola fuerte, amor al trabajo

En 1851 lo volvemos a encontrar pero en Ecuador donde ofrece sus consejos al colegio del pueblo de Latacunga: que una cátedra de lengua quechua sustituya a la de latín y que se enseñe física en lugar de teología. Que el colegio levante...
tracking img