Nuestra parte de angel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (514 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
NUESTRA PARTE DE ANGEL.

Al analizarme, hallo mi faceta de bestia, la que me impulsa a meter la pata mostrandome matices que diferencian entremeterce y entrometerce.

De pronto tengo in promptuslamentables, digo lo que debería callar, lastimo sin darme cuenta, olvido fechas esenciales, no llego a una cita importante por tener la cabeza repleta de pensamientos, distracciones, divagaciones,locuras. También me sucede creerme gran cosa por aquella vana intelectualidad que hace patinar mi sentido del humor convirtiéndome en un pendejo más, con infulas de adolescente inmaduro.

Eslamentable que un hombre de mi edad maneje su vida a velocidades suicidas, rebasando los 250 km por hora a quien se atraviese en su camino, en vez de ser ejemplo de prudencia, “cuasi madurez”. Puedo llegar aser irresponsable; en ciertos puntos de mi vida puedo haber sido hasta miserable. Solo soy un ser humano.

Confieso que me abochorna aquella parte irracional o bestial de mi personalidad pero estoydescubriendo que todos tenemos la contraparte: aquel ángel animado de hermosas intenciones que libera actitudes nobles o destila cortesía. Sucede cuando dejamos que lo peatones terminen de cruzar envez de arrancar como desaforados al cambiar la luz del semáforo, damos oportunidad al automóvil que busca integrarse a nuestra fila en vez de pegarnos contra el parachoques del carro que nos precedepara cerrrar el paso a cualquier vehículo. Es hermoso recibir una sonrisa de gratitud.

Una vez se me acercó una ancianita, con esa mirada que solo los años.......... me pidió unos centavos.Impertinente, entré en una tienda, compré lo que supuse necesitaba la anciana. Al salir puse una funda en sus manos, desvalida me miró con un comprensible sentido de angustia. Al final aceptó, con la mismamirada de............ y con algo distinto en mi. No la conozco, es lo de menos. Sentí que había vencido mi parte de bestia, despertado mi vocación de ángel.

Aquel ángel nos impulsa a decir palabras...
tracking img