Nuestras hazañas en la cueva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1679 palabras )
  • Descarga(s) : 16
  • Publicado : 27 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nuestras Hazañas en la Cueva es una novela corta con un contenido -me atrevería a decir- destinado a adolescentes y jóvenes que divagan en la toma de decisiones importantes para sus vidas y la de sus congéneres. La novela, al comienzo, narra el egoísmo aventurero de Leonard y Steve, un par de chicuelos que en medio de sus vacaciones exploran unas cuevas cercanas a la aldea West Poley, enSomerset, ciudad donde residen, descubriendo dentro de ellas casualmente la fórmula para poder cambiar el curso del río de West Poley hacia East Poley, una aldea vecina.

La obra constituye un relato entretenido que lleva consigo varios tópicos a reflexionar. Primero, permite pensar acerca de cómo manejar una situación de conflicto y; segundo, debatir qué criterios éticos tiene una persona en loconcerniente a la capacidad de decisión sobre el bienestar de una comunidad. Veamos a continuación cómo las aventuras de Leonard y Steve los llevan a un lío que genera problemas y reflexiones.

Nuestras Hazañas en la Cueva

La historia comienza con el relato que hace Leonard acerca de los acontecimientos de su infancia, ya lejanos para el momento en que se cuentan. En cierta forma, nuestro narradorrefleja una efímera nostalgia por las inesperadas aventuras en las que se embarcó en su niñez junto a su primo Steve, en la aldea de West Poley. Leonard habla acerca de la vida de Steve, quien desde muy joven manifestó que no quería ser agricultor como lo fue su padre, y frente a esto mostraba como ejemplo a un vecino suyo, al que le llamaban el Hombre que Fracasó. Este singular personaje, pese atener la derrota a sus espaldas, mantenía una incierta esperanza. Los dos muchachos veían con curiosidad a este individuo:

“Ninguno de los dos era entonces lo suficientemente viejo como para saber que los derrotados en la batalla del mundo son a menudo los mismos que, demasiado tarde para ellos, tienen más clara la visión de lo que contribuye al éxito. Por el contrario los hombres que triunfanquedan con frecuencia cegados por la agitación de su propia marcha” (Pág. 9)
El deseo de ser explorador, y no agricultor, es la fuerza que impulsa a Steve para aventurarse en la búsqueda de lugares extraños. Esta actividad de explorador lo lleva a descubrir un día las cuevas de Mendip, cercanas a la aldea de West Poley. Al adentrarse en estos lugares halla una cueva cuyo nombre es El Bolsón delDiablo. Es entonces cuando Steve invita a Leonard a hacer parte de la hazaña de explorar tan recóndito lugar.

Con cabos de vela para iluminarse y algunas frutas para comer en el recorrido, Leonard y Steve se propusieron internarse en las profundidades de las cuevas, lugares que nadie de la región se había atrevido antes a explorar. La cueva tenía acceso por un estrecho túnel; dentro, el suelo seextendía en una planicie de arena y guijarros, y en el centro una playa subterránea, en la cual corría un pequeño arroyo. Para Leonard ese lugar se asemejaba a lo que en los libros conocía como el Averno junto al río Estigia. Al fondo se encontraba una cavidad en la piedra cristalizada, semejante al ábside de una iglesia gótica. Pero para llegar allí, el arroyo parecía ser un obstáculo; así quelos chicos decidieron desviar el curso del agua: Steve con pala en mano comenzó a mover las piedras que estaban en el arroyo como estorbo para pasar y, al cabo de veinte minutos, el chico ya había logrado desviar el curso del agua. Y aquí algo de la habilidad del autor para relatar con detalles el lugar en el que se hallaban inmersos los dos muchachos:

“Mi atención estaba tan entregada a losadornos naturales del nicho, que apenas oí su observación. Cubrían la mayor parte de los costados y del techo; eran de color carne y asumían la forma de sartas de cuentas, de encaje, de cotas de malla. En muchos lugares se asemejaban fantásticamente a la piel pelada del ganso, y en otros a las barbillas del pavo. Todos estaban decorados con cristales de agua” (Pág. 19)
Era en este lugar, cuya...
tracking img