Nueva vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1465 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Y viendo los árboles verdes bailando al son del viento mágico que acariciaba su rostro, se arrodilló y dio gracias a Dios. Agradecido por su vida, sonrió y rió. Y se arrepintió. Se arrepintió de su vida entera, de sus seis mil quinientos noventa y tres días vividos. Se arrepintió de sus ciento cincuenta y ocho mil doscientos treinta y tres horas malgastadas, de sus nueve millones cuatrocientosnoventa y tres mil novecientos ochenta segundos vividos en confusión y pecado. Se rió de sí mismo, de su inocencia y de su incredulidad. Levantó su rostro al cielo azul claro y se rió tanto como nunca en su vida lo había hecho. Miró fijamente al sol abrasador y brillante, lo miró fijamente a los ojos, como si fuera su semejante, como nunca lo había hecho en su vida. Y se volvió a reír. Y se diocuenta de la vida, se dio cuenta del universo y del mundo, se dio cuenta de la naturaleza y se dio cuenta del verdadero Dios.

Y rasgó sus vestiduras caras y finas, demostrando a Dios que nada le importaba más que habitar en Su presencia. Aquél hombre se levantó y caminó bajo el sol que estaba ido en él, al igual que los árboles enormes con sus ramas largas y torcidas. Y el día se hizo largo, detal manera que el hombre pudo atravesar el bosque sin perderse. Y la tarde se hizo más larga, y así pudo el hombre cruzar el desierto sin asolearse. Y él nunca se cansaba. Cada paso que daba lo daba con la mayor energía y con la mejor sonrisa, oyendo la voz de Dios susurrándole al oído cosas hermosas. Oía pájaros cantando y el viento soplando, los grillos chillando y a lo lejos, las olas del margolpeando las rocas. Y al hombre le gustó la voz de Dios y le fascinó escucharla. Le agradó Su amistad y le encantó Su presencia.

Y se pasó veintiún horas con siete minutos caminando, porque nunca se cansaba. Y finalmente llegó al que supuso era su destino. Y finalmente oscureció por completo, cayendo la noche sobre aquel lugar. Y el hombre escuchaba las olas del mar desde aquel monte. Yluego de tantas horas de viaje, el hombre seguía sonriendo como nunca lo había hecho en su vida. Se arrodilló nuevamente y recostó su frente en el suelo; y dio gracias a Dios. Su reverencia fue tanta que hasta los pájaros callaron y las olas dejaron de golpear las rocas, y el viento dejó de soplar, y la noche se hizo perpetua. Y así pudo el hombre orar y hablarle a Dios durante siete horas, y laoscuridad de la noche seguía intacta, y la luna seguía en el mismo lugar, y las estrellas nunca dejaron de brillar. Y pudo el hombre finalmente despedirse de su Creador, y recostó su cabeza en una piedra que se tornó tan suave como lana de oveja, y fue cobijado con el mismo viento, el cual se tornó cálido y grueso, que lo protegió de la intemperie de la noche. Y el cantar de los pájaros de la nochefue como canción de cuna a sus oídos. Y no sintió frío en toda la noche, ni fue interrumpido su sueño. Y se hizo reposar un ángel en el viento, resguardando el espíritu de aquel hombre.

Y al tercer día terminó la noche, y se hizo caer la mañana sobre el monte. Y los ojos del hombre fueron abiertos, y pudo ver la belleza de la vida. Y sonrió, sintiéndose feliz, tan feliz como nunca se habíasentido. Poniéndose de pie, dirigió su mirada hacia el sur de aquel monte, y se fijó en el mar. Y dio gracias a Dios por haber creado el mar. Y se deleitó su vista en el cielo, viendo las aves andar, y agradeció a Dios por haber creado las aves. Se arrodilló y oró. Dio gracias a Dios por su vida y por la oportunidad que tenía de disfrutar de la naturaleza y del universo que Él había creado. Se diocuenta de que no había llegado a su destino todavía, ya que el mar lo llamaba. Cerró sus ojos y respiró, sintiendo en su boca el sabor del agua salada. Abrió los ojos de nuevo, listo para partir hacia el mar. Se dio cuenta que la roca que le había servido de almohada ya no estaba allí, y que en su lugar había un gran pedazo de pan. El hombre se alegró y dio gracias a Dios por el alimento. Cogió el...
tracking img