Of course i do

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2094 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El viaje a Trej
Parte 1
“Los demonios del agua”
Por: Arturo Barrios

Capítulo 1 – Las piedras de Garthemi y mi diario.
Aquella mañana, después de la batalla, amanecí en un campo cercano, era un lugar amplio y verde, me percaté de eso cuando los primeros rayos de sol iluminaron mi rostro obligándome a abrir los ojos, no había nadie más ahí, solo yo y el canto del viento matutino que enfriabael rocío de la hierba. Me incorporé lentamente, tratando de evitar cualquier movimiento brusco, ya que podría recordarme el golpe en la espalda de la noche anterior. Apoyé mis manos en el pasto para ponerme en pie, y entonces recordé que estaban tan mallugadas como las manos de un guerrero anciano. El rocío alivió un poco el dolor que sentía, refrescó la sangre que esperaba para secarse. Noolvidando mi misión, me arrastré rápidamente bajo la sombra de un árbol que estaba a un par de pasos, mis cosas estaban ahí. Fue un error haber dormido en un lugar tan abierto, ahora no recordaba la razón, pero si lo hice, entonces probablemente no había sido una mala elección. Estuve examinando mis heridas alrededor de media hora bajo aquel árbol, no solo para ver su gravedad, sino para asegurarmetambién de que no hubieran visitas incómodas. Estando seguro de eso, me levanté, había un intento de fogata cerca, objeto sospechoso, no importándome, me puse a inspeccionar, estaba fría, y la lluvia del día anterior la había alcanzado, por lo que creí que no hubiera nadie cerca de ahí. Saqué mis trastos, y me dispuse a cocinar, era muy temprano todavía, aún no aclaraba a la perfección. Encendítrabajosamente la fogata, habían unas piedras grandes alrededor de ella, por lo que no dudé que fuera un sitio frecuentado por viajeros, pero si alguno había caminado por los paisajes elaborados la noche anterior, no creo que se atrevieran a continuar, así que me senté cómodamente en una de aquellas piedras, a desayunar, todavía me quedaba un poco de pan y carne, no fue el mejor de mis desayunos, habíapresenciado muchos desayunos excelentes tiempo atrás, cuando vivía en Carthedras, ciudad de aves, del río y del roble. Pero ahora eso ya no importa mucho, ahora mi vida tomaba un sentido más melancólico y apagado, ahora las fiestas y los grandes desayunos ya no eran para mí, ni los amigos ni las cómodas camas, ahora lo único que me quedaba era caminar siguiendo un peligroso camino conocido pormuy pocos, recorrido por dos o tres valientes que nunca llegaron a la última parte, ahora, era el sol y era la luna, mis únicos acompañantes, ahora el agua tibia del río de Curdrej a las orillas de Carthedras era remplazada por los salvajes y desconocidos ríos de las tierras sin dueño. Y el dolor, la fuerza, el orgullo y el coraje eran mis únicas razones para continuar caminando hacia Tormej, latierra de los muertos…

Después del desayuno recogí mis cosas asegurándome de no dejar ninguna clase de rastro, el dolor en mi vientre y en mi espalda regresó, aunque no era ya tan fuerte como anoche. Me puse de nuevo mis botas, lo único que me quedaba de recuerdo en la frontera de mi ciudad, todo lo demás que llevaba desde el momento de mi partida había sido destruido o asesinado, también mequedaba mi espada, fuerte y fiel. Después de haber guardado mis cosas, me incorporé y continué mi viaje, faltaban un par de millas para salir del valle maldito de Garthemi, famoso por sus terribles historias, las piedras de Garthemi aparecían en innumerables cuentos con los que desde niño había soñado, las piedras eran descritas como el lugar en donde Urkub, El kertho y su ejército cenaban loscadáveres de sus víctimas y trataban de convocar a los demonios del mar. Ahora sabía que las historias mentían, las piedras eran solo un lugar de reposo para viajeros, quienes para asombrar a sus conocidos les contaban aquellas historias, siendo que aquellos eventos se celebraban en Tormej, el lugar a donde me dirijo.
Aunque en muchas ocasiones me lo habían sugerido, yo nunca realmente tuve el...
tracking img