Oliver sacks

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (819 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”

Oliver Sacks es el autor del libro titulado: “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” en el cual nos narra los veintedos casos máscuriosos con los que se había topado en su carrera, de pacientes perdidos en el extraño mundo de las enfermedades neurológicas, individuos aquejados por inauditas aberraciones de la percepción, quehan perdido la memoria, que son incapaces de reconocer a sus familiares o los objetos cotidianos. Dichos casos pudieron haberse originado por diversas causas como: un problema de conexión cerebral, unaccidente, alzhéimer o por algún trastorno neurológico.
El libro es titulado así por el caso número uno que nos habla acerca del Dr. P, que padecía prosopagnosia, un trastorno que se caracteriza porla incapacidad de individuos perfectamente sanos de reconocer los rostros.
El procesamiento de caras y el reconocimiento de rostros familiares, como en el caso de la esposa del Dr. P, implica laactivación de varias áreas cerebrales diferentes: desde las regiones de la corteza occipito-temporal, hasta otras más alejadas, como las cortezas anterior temporal y frontal.
El Dr. P solamente se guiabadel oído ya que tenía discapacidad para reconocer a los objetos al grado de confundir a su mujer con un sombrero.
En lo particular existe un caso que me pareció muy curioso titulado: “El discurso delpresidente” que nos cuenta que un día, el presidente fue a dar un discurso en la clínica donde estaban todos los afásicos (personas que sufren trastornos en el lóbulo temporal izquierdo), éstos noparaban de reírse, y es que a una persona que padece de afasia no se le puede mentir con palabras porque no las entienden, ellos se fían de los gestos y del tono de voz, entre otras cosas para entenderlo que se les está diciendo, y el presidente mentía tanto con sus palabras, pero con los gestos no les podía mentir (ya que salen sin ser pensados). En el libro hace la comparación entre un perro y...
tracking img