Otra economia es posible

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3347 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Otra economía es posible
 
 La racionalidad del capital es acumular a partir de beneficios. Sólo lo podrá hacer bajo dos modalidades y ambas se están agotando hoy día en forma simultánea. O sea, estamos ante el ocaso del capitalismo. Ello inmediatamente levanta la pregunta, ¿y cuál es la alternativa? Del agotamiento de la racionalidad capitalista brota una nueva racionalidad económica.Vislumbrar el ocaso del capitalismo permite entonces vislumbrar la racionalidad alternativa poscapitalista.
El capital, o acumula a partir de inversiones productivas que contribuyen al crecimiento de la economía en su conjunto, es decir aumentando el PIB, o acumula de manera improductiva, es decir, sin contribuir al crecimiento económico, sino a partir de la obtención de un trozo creciente del mercado yde la riqueza existentes. La primera modalidad se dio durante los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. Surgió después de medio siglo con dos guerras mundiales entre las potencias por el reparto del mundo. En vez de lograr un reparto a favor de una potencia, la primera guerra mundial fraccionó al mercado mundial con la aparición del socialismo real. La segunda guerra lo fraccionó aún más conel avance del socialismo. En los años noventa el bloque socialista desapareció. El reparto del mundo entre transnacionales avanzó como nunca se había visto antes. A fines de los noventa las transnacionales absorbían el 50% del mercado mundial frente a 25% dos décadas antes. A partir de este auge transnacional se acentúan las apuestas en el mercado bursátil. La inversión especulativa disparó labolsa de valores. Esta acumulación virtual tiene vida corta.
Hacia fines de los noventa las dos modalidades de acumulación real se agotan. La inversión improductiva resta fuerza al crecimiento mundial y se torna negativa. Es decir una recesión mundial se anuncia. El reparto del mercado mundial se estancó por los desacuerdos entre las potencias. Al secarse así las ganancias reales de lastransnacionales, el mercado bursátil se desploma. La acumulación virtual también se esfuma. Mucha empresa se endeudó con ello. Las deudas son reales, las ganancias virtuales. Así se anuncia una crisis del gran capital. Las primeras transnacionales se desploman (WorldCom y Enron). Ante la crisis surge la opción: o se cambia de rumbo o se torna más agresivo el reparto del mundo. Lo primero resulta mássensato, lo segundo más probable.
Un nuevo avance en el reparto implicaría pérdida de ciertos mercados de unas potencias en beneficio de otras. Los desacuerdos entre las potencias se hacen patentes a partir de Seattle en 1999 en el seno de la OMC. Desde entonces las potencias no logran ponerse de acuerdo. Se manifiesta la crisis del neoliberalismo y con ello de la ideología única. Otro mundo no sóloparece posible sino necesario. Esto se afirma hasta en la élite de poder (Stieglitz, Soros). El movimiento social contra la globalización nace sobre esta contradicción y reivindica otro mundo posible. Aparece el “Otro Davos” en 1999 que luego desemboca en el Foro Mundial Social que se ha convocado anualmente en Porto Alegre desde enero de 2001.
A partir del 11 de setiembre de 2001 entramos en unaguerra global por el reparto del mundo. El atentado sirvió para iniciar un reparto mediante la guerra en beneficio de la «cultura elegida»: Occidente contra Oriente en una batalla de civilizaciones. La economía de Japón se hunde, sin embargo Occidente no se recupera. No hay lugar ni para todas las transnacionales occidentales. Con la guerra en Iraq se vislumbra la guerra de EE.UU. contra el mundoentero en beneficio de la «nación elegida». Las fisuras en NNUU, en la OTAN, en la Unión Europea y al interior de las naciones, anuncian un “sálvese quien pueda” a costa de no importa quién. El nacionalismo y el neofascismo en el reparto del pastel no harán, más que profundizar la recesión económica y mundializar al movimiento social. Los 15 millones de ciudadanos que manifestaron contra la...
tracking img