Padre nuestro de emiliano gimenez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 275 (68606 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 27 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
 
EL PADRE NUESTRO

INTRODUCCIÓN

La oración: encuentro personal con Dios

FE-DEISTA: En el CREDO confesamos nuestra fe en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pero, en la práctica, la mayor parte de los creyentes tiene una fe "deísta". Nunca han descubierto el corazón del Padre. Y quien no conoce al Padre tampoco conoce al Hijo y, aún menos, al Espíritu Santo, lazo de amor del Padre yel Hijo. Creen en Dios y le invocan "¡Dios mío!", pero se dirigen a un ser impersonal, abstracto, lejano. Es el Dios del "teísmo", que ha llevado, por negación, al "ateísmo" El Concilio Vaticano II, como respuesta al ateísmo, ha querido ofrecer al mundo el verdadero rostro de Dios. Por ello ha hablado de la "paternidad divina", que eleva a los hombres a la dignidad sin igual de hijos de Dios, raízúltima de la dignidad de la persona humana. A todos "los elegidos desde la eternidad, el Padre los conoció de antemano y los predestinó a ser conformes con la imagen de su Hijo, para que éste sea el primogénito entre muchos hermanos (Rm 8,29)" [LG 2].

D/PADRE: El Dios cristiano no es un Dios impersonal. Nuestro Dios es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha desvelado la intimidaddivina, al presentarse entre nosotros como Hijo, para hacernos partícipes de su filiación con el don del Espíritu Santo, don del Padre y del Hijo. El Dios que se nos da por Cristo y en su Espíritu, es "nuestro Padre": "No llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre en el cielo" (Mt 23,9). "La oración cristiana es una relación de Alianza entre Dios y el hombre en Cristo.Es acción de Dios y del hombre; brota del Espíritu Santo y de nosotros, dirigida por completo al Padre, en unión con la voluntad del Hijo de Dios hecho hombre" [CEC 2564]. "En la nueva Alianza, la oración es la relación viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo" [CEC 2565]. "Orar al Padre es entrar en el misterio, tal como Él es, ytal como el Hijo nos lo ha revelado" [CEC 2779].

Si nos asomamos a la Escritura, nos encontramos, ya desde la época patriarcal, con un Dios vivo y personal, frente a los otros "dioses", inertes, hechura de los hombres, "que tienen boca y no hablan". El Dios, que se revela en la Escritura, habla (Gn 1,3), oye (Ex 16,12), ríe (Sal 2,4); tiene ojos (Am 9,4), manos (Sal 138,5), pies (Na 1,3);siente disgusto (Lv 20,23), celos (Ex 20,5)... Con este lenguaje antropomórfico la Escritura nos transmite la fe en un Dios viviente y personal, que actúa en la historia, en íntima relación con los hombres.

Pero es, sobre todo, en el Nuevo Testamento donde aparece con mayor diafanidad la condición personal de Dios. La presencia personal y encarnada del Hijo es la plena manifestación personal de DiosPadre. En Cristo, Dios y el hombre se han encontrado personalmente. En Jesús, los hombres hemos visto, hablado, sentido y tocado a Dios (1 Jn 1, 1-5). En Jesucristo, el Hijo Unigénito, Dios se nos ha revelado como Padre: "Mi Padre y vuestro Padre" (Jn 10,17). Jesucristo nos hace partícipes de su filiación, nos comunica el Espíritu, que nos atestigua que somos hijos de Dios. El Padre nospredestina a la adopción divina; lleva a cabo esta obra por medio de Jesucristo, y nos otorga el Espíritu como prenda de la posesión de la herencia eterna (Ef 1,3-4): "Por Cristo tenemos acceso al Padre en un mismo Espíritu" (Ef2,18). La comunión de vida con Cristo introduce al hombre en el misterio personal de la vida trinitaria y le pone en relación personal con el Padre de Cristo y con el Espíritu deCristo. Es Dios, el Padre, el que se nos da en Cristo; y es Cristo quien nos da su Espíritu. Incorporados a Cristo en el bautismo, participamos de su misma filiación divina, por la que somos hijos del Padre mediante la acción del Espíritu Santo.

La sorprendente revelación de Jesús fue "el Padre". En labios de Jesús, "Yahveh" y "Dios" ceden el paso al "Padre". Jesús se dirige siempre a Dios con...
tracking img