Para el pendejo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (645 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rebeca Abadié.

Nosotros los jóvenes

"México es el país de la desigualdad. En ningún otro lado existe tal aterradora diferencia en la distribución de fortuna, civilización, cultivación delsuelo, y población. [...] La arquitectura de los edificios públicos y privados, la elegancia del mobiliario, los equipajes, el lujo y vestido de las mujeres, el tono de la sociedad, todos anuncian unrefinamiento contra lo cual la desnudez, ignorancia, y vulgaridad de la gente baja forman el contraste más apabullante."

Este es el México en el que vivimos hoy en día. Este es el México que un alemándescribió hace poco más (si es que seis vueltas al sol es poco) de doscientos años.

Hace doscientos años “luchamos” por la “libertad” de un país “oprimido” que ya estaba condenado a repetir ladesgracia de inequidad e incapacidad de amor nacional. Hace doscientos años alguien decidió que nuestra bandera debería ser una virgen, que de mexicana solo tenía el color de piel, y hoy celebramosdoscientos años de constancia en el camino hacia la destrucción.

Doscientos años de lo mismo. Doscientos años manchados de sangre, de supresión de la historia que cala. Doscientos años de seguir siendo un“país en crecimiento”. Doscientos años de mal gastar nuestro cuerno de abundancia para darle de comer a los de arriba. Doscientos años de explotar a nuestro vecino y ser explotado por él. Doscientosaños de abusar del discurso del “cambio” sin que nada cambie. Doscientos años de llevar tatuado en la piel “Viva México cabrones”.

Pero algo sí ha cambiado, como dice la mamá de mi hermana: ahoranuestros “corazones están dormidos de tanta droga”. Si acaso los corazones de nosotros los jóvenes. Somos una generación que ya no habla porque no le importa, nos hemos rendido ante lo que sentimosinútil y recurrido a la indiferencia; dominando el arte de burlarnos de las desgracias con un ingenio digno de la frialdad.

Somos una generación que se contradice. Estamos “hartos” de vivir en...
tracking img