Paralos estudiantes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9956 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 4.
Cielo e infierno.

Edda islandés de SNORRI STURLUSON, 1200
Me he convertido en muerte, en el destructor de mundos. Bhagavad Gita Las
puertas de] cielo y de] infierno son adyacentes e idénticas.
NIKOs KAZANTZAKls, La última tentación de Clisto
La Tierra es un lugar encantador y más o menos plácido. Las cosas cambian
pero lentamente. Podemos vivir toda una vida y no presenciarpersonalmente
desastres naturales de violencia superior a una simple tormenta. Y de este modo
nos volvemos relajados, complacientes, tranquilos. Pero en la historia de la
naturaleza los hechos hablan por sí solos. Ha habido mundos devastados.
Incluso nosotros, los hombres, hemos conseguido la dudosa distinción técnica
de poder provocar nuestros propios desastres, tanto intencionados comoinadvertidas. En los paisajes de otros planetas que han conservado las marcas
del pasado, hay pruebas abundantes de grandes catástrofes. Todo depende de
la escala temporal. Un acontecimiento que sería impensable en un centenar de
años, puede que sea inevitable en un centenar de millones de años. Incluso en la
Tierra, incluso en nuestro propio siglo, han ocurrido extraños acontecimientosnaturales.
En las primeras horas de la mañana del 30 de junio de 1908, en Siberia Central,
se observó una gigantesca bola de fuego moviéndose rápidamente a través del
cielo. Cuando tocó el horizonte se produjo una enorme explosión que arrasó 2
000 kilómetros cuadrados de bosque e incendió con una ráfaga de fuego miles
de árboles cercanos al lugar del impacto. La consiguiente onda de choqueatmosférica dio dos veces la vuelta a la Tierra. En los dos días siguientes, el
polvillo presente en la atmósfera era tan abundante que se podía leer el periódico
de noche, en las calles de Londres, a 1 0 000 kilómetros de distancia, por la luz
que este polvillo dispersaba.
El gobierno de Rusia, bajo los zares, no podía molestarse en investigar un
incidente tan trivial, el cual después de todo, se habíaproducido muy lejos, entre
los retrasados tunguses de Siberia. Hasta diez años después de la Revolución
no se envió una expedición para examinar el terreno y entrevistar a los testigos.
He aquí algunas de las crónicas que trajeron consigo:
A primera hora de la mañana todo el mundo dormía en la tienda cuando ésta voló
por los aires, junto con sus ocupantes. Al caer de nuevo a Tierra, lafamilia
entera sufrió ligeras magulladuras, pero Akulina e lván quedaron realmente
inconscientes. Cuando recobraron el conocimiento oyeron muchísimo ruido y
vieron a su alrededor el bosque ardiendo y en gran parte devastado.
Estaba sentado en el porche de la caseta de la estación comercial de Vanovara a
la hora del desayuno y mirando hacia el Norte. Acababa de levantar el hacha
para reparar untonel, cuando de pronto el cielo se abrió en dos, y por encima del
bosque toda la parte Norte del cielo pareció que se cubría de fuego. Sentí en ese
momento un gran calor como si se hubiese prendido fuego a mi camisa... quise
sacármela y tirarla, pero en ese momento hubo en el cielo una explosión y se oyó
un enorme estruendo. Aquello me tiró al suelo a unos tres sayenes de distancia
del porchey por un momento perdí el conocimiento. Mi mujer salió corriendo y
me metió en la cabaña. Al estruendo le siguió un ruido como de piedras cayendo
del cielo o de escopetas disparando. La Tierra temblaba, y cuando estaba caído
en el suelo me cubrí la cabeza porque temía que las piedras pudieran golpearme.
En aquel momento, cuando el cielo se abrió, sopló del Norte, por entre las
cabañas, unviento caliente como el de un cañón. Dejó señales en el suelo.
Estaba sentado tomando el desayuno al lado de mi arado, cuando oí explosiones
súbitas, como disparos de escopetas. Mi caballo cayó de rodillas. Una
llamarada se elevó por el lado Norte, sobre el bosque... Vi entonces que los
abetos del bosque se inclinaban con el viento y pensé en un huracán. Agarré el
arado con las dos manos para...
tracking img