participaciones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1102 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
Actualmente apenas tenemos tiempo de dedicarnos a nuestras cosas y son muchas las tareas diarias que tenemos que gestionar que se nos hace casi imposible dedicar un tiempo concreto a gestionar nuestros papeles y nuestras obligaciones fiscales.
Por esta razón, entre otras cosas, cada vez más, se tiende a tener un abogado personal que sea quien te gestione y quien se dedique a hacer lo que tú nopuedes hacer, por problema de tiempo.

La gestión de la compra de una casa o de una hipoteca o un simple contrato de alquiler está a veces redactado en el contrato el lenguaje legal y complejo, por lo que el abogado traduce todo lo que nosotros no entendemos.Saber lo que es un poder notarial, también ayuda si tenemos un abogado.
Al contrario de lo que piensa mucha gente, un abogado no sirvepara solucionar nada o a veces para gestionar las cosas como nos parezca. Un abogado, es una persona cualificada y preparada que gestiona los problemas que el cliente le propone.

Además, tambien tiene una tarea de asesor en todos los temas fiscales y administrativos relacionados con el cliente. A veces, surgen dudas a la hora de firmar un contrato de trabajo, porque no se entienden ciertasclaúsulas y para el asesoramiento legal podemos llamar a un abogado.
Conocer lo que puedes o no puedes hacer en un contrato y cuales son tus derechos y obligaciones en el terreno laboral y administrativo, son algunas de las tareas de las que encargará tu abogado.
Inicialmente los estudios sobre las profesiones se centraron en definir, para una delimitación operativa, sus criterios institucionalesdistintivos, lo cual permitió distinguir las profesiones del resto de ocupaciones sociales; más contemporáneamente, se promueve una visión dinámica en el estudio del proceso social mediante el cual las ocupaciones se profesionalizan.
Incluso en el lugar de litigio –defensa o acusación– en que usualmente la sociedad ubica al abogado, las imágenes resultantes de esta consulta permitieron debatirespecialmente dos asuntos: la importancia y el prestigio del derecho mantienen socialmente en el imaginario a esta como una profesión respetable y necesaria, pero que se ha deteriorado por las razones prácticas de un mercado laboral competido y agresivo, que relativiza los valores en su ejercicio.
La demanda social de respuestas concretas al sistema formativo terciario provoca la acumulación deargumentos académicos que devienen en formaciones distintas a las socialmente ya establecidas. Las instituciones de educación superior (IES) innovan en los discursos y las prácticas profesionales y terminan por especializarlos en nuevas profesiones y competencias, con implicaciones directas en la estructura del mercado laboral.
Los cambios sustanciales en las dinámicas del mercado laboral provocan uncambio en las maneras sociales en que son valoradas, de manera distinta hoy, las credenciales educativas formales. Existe, por una parte, una desvalorización creciente de las credenciales formales y una desmoralización sostenida en el sistema de educación tradicional.
Tres situaciones llaman la atención: los honorarios de los abogados en la expresión cotidiana son exagerados en comparación con losde otras profesiones. El segundo punto interesante es la desconfianza de la gente respecto al trabajo que desarrolla el abogado, apenas el 37,6% del total están de acuerdo en que se puede confiar en el trabajo del profesional en derecho. También llamó la atención la imagen de una profesión con un blindaje social que, a pesar de los acontecimientos, tiene un enorme poder en la vida corriente de laspersonas.
El valor social de los atributos del profesional del derecho
Se ha insistido en que el "ropaje social" es parte esencial del significado que tienen en la sociedad las diferentes profesiones. El derecho socialmente se ve como una profesión de formalismos, de gestión de relaciones públicas, de presentación de la persona profesional; las bajas puntuaciones corresponden a los valores...