Pedro antonio de olañeta y la guerra de la independencia: quince años que pudieron ser solo cinco…

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1096 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pedro Antonio de Olañeta y la Guerra de la Independencia: Quince años que pudieron ser solo cinco…

El 1 de octubre de 1811, un comerciante vasco, emparentado con una familia de las más ricas de Jujuy, dueña de nuestras tierras de San Lucas, era elegido Defensor de Menores del Cabildo de Jujuy, pero el Triunvirato de Buenos Aires desaprobó la elección, sin dar explicación alguna
Al porentonces Capitán General de las milicias de Jujuy, Pedro Antonio de Olañeta y Marquiegui, pese a haberse adherido en un principio a la Revolución de Mayo, esta inexplicable decisión lo llevó abrazar junto a su familia, con obstinado fanatismo, la causa realista.
Es por ello que el 24 de agosto de 1812, un día después del Éxodo Jujeño, Pío Tristán ya establecido en la ciudad de Salvador deJujuy, lo nombró de inmediato Gobernador y Comandante Militar del ejército real. A partir de ese momento, junto con su primo y cuñado, Guillermo de Marquiegui, fueron destacados jefes al servicio del Rey de España, hasta el fin de la Guerra, en Abril de 1825, justamente con la muerte del ya por entonces Brigadier General Pedro Antonio de Olañeta.
En la Invasión Realista de 1814 a cargo delos Generales Pezuela, Ramírez y Tacón, después de Vilcapugio y Ayohuma, participaban actívamente, Olañeta y Marquiegui, vastos conocederes de las tierras y caminos de Jujuy y Salta, dónde habían crecido, uno como comerciante y contranadista de mulas, y el otro como un auténtico gaucho a raíz de años de correrías en San Pedro y San Lucas.
Resulta innegable el valioso aporte estratégico deestos oficiales, no solo a través del conocimento geográfico de la región, sino en el contínuo reclutamiento de hombres de sus fincas, en el Ejército de Espeña..
Siguieron hasta 1821 las arremetidas o invasiones del Ejército español en territorio argentino, las últimas directamente comandadas por Pedro de Olañeta y Guillermo Marquiegui. Recién a partir de ese año permanecieron instaladosen el Alto Perú, territorio hoy de Bolivia, mientras las tropas del Ejército del Norte, resignadas a los ataques certeros de los realistas, solo custodiaban parte del Noroeste, desde su cuartel general en Tucumán.
El mismísimo General José de San Martín resignó la custodia de esas tierras a los gauchos de Güemes, modificando su estrategia de invasión al Perú, con su desplazamiento a travésde Chile y el Océano Pacífico. No cabe duda que los Olañeta-Marquiegui eran absolutos responsables del fracaso del Ejército de Buenos Aires en sus incursiones al Alto Perú, y de las decisiones del General San Martín.
Solo después de su reclusión en el Cuzco, en 1824, el Coronel Marquiegui abandonó las armas, y meses mas tarde, con la muerte del General Olañeta, posiblemente asesinado en lamal llamada Batalla de Tumusla en Abril de 1825 (en la cual fue el único fallecido), finalizó la Guerra por la Independencia Americana.
Habían pasado quince largos y penosos años desde aquella Revolución porteña, en Mayo de 1810. Miles de hombres murieron por una independencia poco entendida por el verdadero pueblo, aquellos labriegos y comerciantes, únicas víctimas verdaderas de unaguerra entre hermanos, por el poder político de la región.
Hoy son más que reconocidas las graves falencias de los hombres de Buenos Aires, que dirigieron las estrategias de la Guerra durante ese lapso. El abandono proporcionado a San Martín, quién terminó recibiendo noticias del fin de la Guerra ya expatriado voluntariamente en Europa, el desinterés por los sufrimientos de los pueblos del surdel Desaguadero, solo defendidos por las guerrillas alto peruanas y los gauchos de Jujuy y Salta, y que terminó a la postre en la pérdida para la Argentina de esas tierras, con posterior formación de la República de Bolívia.
El mismo General Olañeta, en 1824, “enfrentado políticamente” con el Virrey De La Serna, tenía secretamente pactado con el Gobernador de Salta, General Arenales, el...
tracking img