Percy jackson y los dioses del olimpo la maldición del titán

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 303 (75562 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
RICK RIORDAN
LA MALDICIÓN DEL TITÁN
3º Percy Jackson y los dioses del Olimpo
a Topher Bradfield, un campista que ha desempeñado un papel crucial
Índice
ARGUMENTO 6
Capítulo 1
Mi operación de rescate sale fatal 7
Capítulo 2
El subdirector saca un lanzamisiles 19
Capítulo 3
Bianca di Angelo toma una decisión delicada 27
Capítulo 4
Thalia incendia Nueva Inglaterra 38
Capítulo 5Hago una llamada submarina 47
Capítulo 6
Una vieja amiga muerta nos visita 60
Capítulo 7
Todos me odian, salvo el caballo 72
Capítulo 8
Hago una promesa arriesgada 88
Capítulo 9
Aprendo a criar zombis 95
Capítulo 10
Me cargo unas cuantas naves espaciales 107
Capítulo 11
Grover se agencia un Lamborghini 114
Capítulo 12
Practico snowboard con un cerdo 124
Capítulo 13Visitamos la chatarrería de los dioses 135
Capítulo 14
Me meto en una batalla de burritos 153
Capítulo 15
Lucho a brazo partido con el primo malvado de Papá Noel 169
Capítulo 16
Encontramos al dragón del mal aliento perpetuo 184
Capítulo 17
Me pongo encima unos millones de kilos de más 200
Capítulo 18
Una amiga dice adiós 210
Capítulo 19
Los dioses deciden por votación cómo matarnos216
Capítulo 20
En Navidad me gano un nuevo enemigo 228

ARGUMENTO
Ante la llamada de socorro de su amigo el sátiro Grover, Percy acude inmediatamente en su auxilio. Y aunque va acompañado de Annabeth y Thalia, las dos semidiosas que son sus aliadas, ninguno imagina la sorpresa que los aguarda: una terrible mantícora pretende secuestrarlos y llevarlos ante el general enviado por Cronos, eldiabólico señor de los titanes.
Sin embargo, gracias a la ayuda de las cazadoras de Artemisa, Percy y sus aliadas logran escapar y volver al Campamento Mestizo.
Una vez allí, emprenderán la búsqueda del monstruo que puede provocar la destrucción del Olimpo, a pesar de que, según la profecía del Oráculo, sólo uno de ellos logrará resistir la maldición del Titán.









Capítulo 1Mi operación de rescate sale fatal
El viernes antes de las vacaciones de invierno, mi madre me preparó una bolsa de viaje y unas cuantas armas letales y me llevó a un nuevo internado. Por el camino recogimos a mis amigas Annabeth y Thalia.
Desde Nueva York a Bar Harbor, en Maine, había un trayecto de ocho horas en coche. El aguanieve caía sobre la autopista. Hacía meses que no veía a aquellasamigas, pero entre aquella ventisca y lo que nos esperaba, estábamos demasiado nerviosos para decirnos gran cosa. Salvo mi madre, claro. Ella, si está nerviosa, todavía habla más. Cuando llegamos finalmente a Westover Hall estaba oscureciendo y mi madre ya les había contado las anécdotas más embarazosas de mi historial infantil, sin dejarse una sola.
Thalia limpió los cristales empañados del cochey escudriñó el panorama con los ojos entornados.
— ¡Uf! Esto promete ser divertido.
Westover Hall parecía un castillo maldito: todo de piedra negra, con torres y troneras y unas puertas de madera imponentes. Se alzaba sobre un risco nevado, dominando por un lado un gran bosque helado y, por el otro, el océano gris y rugiente.
— ¿Seguro que no quieres que os espere? —preguntó mi madre.
—No,gracias, mamá. No sé cuánto tiempo nos va a llevar esto. Pero no te preocupes por nosotros.
—Claro que me preocupo, Percy. ¿Y cómo pensáis volver?
Rogué no haberme ruborizado. Bastante incómodo era ya tener que recurrir a ella para que me llevase en coche a mis batallas.
—Todo irá bien, señora Jackson —terció con una sonrisa Annabeth, que llevaba el pelo rubio recogido bajo una gorra. Sus ojosbrillaban con el mismo tono gris del mar revuelto—. Nosotras nos encargaremos de mantenerlo a salvo.
Mi madre pareció calmarse un poco. Annabeth es para ella la semidiosa más sensata que ha llegado jamás a octavo curso. Está convencida de que, si no me han matado, más de una vez ha sido gracias a Annabeth. Lo cual es cierto, pero eso no significa que me guste reconocerlo.
—Muy bien, queridos...
tracking img