Phileasfogg

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (560 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Al día siguiente, Picaporte, derrengado y ham¬briento, dijo para sí que era necesario comer a toda costa, y que lo más pronto sería mejor. Bien tenía el recurso de vender el reloj, pero antes hubieramuerto de hambre. Entonces o nunca, era ocasión para aquel buen muchacho de utilizar la voz fuerte, si no melo¬diosa, de que le había dotado la naturaleza.
Sabía algunas copias de Francia y deInglaterra, y resolvió ensayarlas. Los japoneses debían, seguramen¬te, ser aficionados a la música, puesto que todo se hace entre ellos a son de timbales, tamtams y tambores, no pudiendo menos de apreciar,por consiguiente, el talento de un cantor europeo.
Pero era, quizá, temprano, para organizar un con¬cierto, y los difetanti, súbitamente despertados, no hubieran quizá pagado al cantante en monedacon la efigie del mikado.
Picaporte se decidió, en su consecuencia, a esperar algunas horas; pero mientras iba caminando, se le ocu¬rrió que parecía demasiado bien vestido para un artis¬ta ambulante,y concibió entonces la idea de trocar su traje por unos guiñapos que estuviesen más en armo¬nia con su posición. Este cambio debía producirle, además, un saldo, que podía aplicar, inmediatamente, asatisfacer su apetito.
Una vez tomada esta resolución, faltaba ejecutarla, y sólo después de muchas investigaciones descubrió Picaporte a un vendedor indígena, a quien expuso su petición. El trajeeuropeo gustó al ropavejero, y no tardó Picaporte en salir ataviado con un viejo ropaje japonés y cubierto con una especie de turbante de estrías, deste¬ñido por la acción del tiempo. Pero, encompensación, sonaron en su bolsillo algunas monedas de plata.
Bueno pensó , ¡me figuraré que estamos en Carnaval!
El primer cuidado de Picaporte, así japonizado, fue el de entrar en una casa de té, demodesta aparien-cia, y allí almorzó un resto de ave y algunos puñados de arroz, cual hombre para quien la comida era toda¬vía problemática.
Ahora dijo entre sí, después de restaurarse copiosamente...
tracking img