Pierre teilhard de chardin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10413 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El día 10 de Abril de 1955 moría en Nueva York Pierre Teilhard de Chardin. Unas cuantas personas acompañaron al féretro en el cementerio de los Padres Jesuitas. Entre las lápidas de sus compañeros hay una que dice:

Pierre Teilhard de Chardin S. J. Natus 1 Maii 1881 Ingressus 19 Martii 1899 Obiit 10 Aprilis 1955.

Era el Domingo de Resurreccióndel año 1955; en una cena en el Consulado de Francia de Nueva York el 13 de Marzo de 1955 Pierre Teilhard de Chardin había dicho: “Me gustaría morir el Domingo de Resurrección”; la frase fue recogida por uno de sus sobrinos allí presente1.Teilhard de Chardin, el que se reconocía a sí mismo más como un hijo de la Tierra, que como un hijo del cielo2, había recorrido el largo camino del FenómenoHumano y del Medio Divino, para poder terminar diciendo: “Puede la Tierra asirme con sus brazos gigantes. (...) Ya no me perturban los encantos de la Tierra desde que, para mí, se ha hecho, allende de ella misma, cuerpo de Aquel que es y de Aquel que viene”3. La muerte para Teilhard era el momento culminante de la vida. Estas palabras suyas pueden acercarnos a cómo él mismo vivió el momento de sumuerte: “La Muerte es la encargada de practicar hasta el fondo de nosotros mismos la abertura requerida. Nos hará experimentar la disociación esperada. Nos pondrá en el estado orgánico que se requiere para que penetre en nosotros el Fuego divino. Y así su poder nefasto de descomponer y disolver se hallará puesto al servicio de la más sublime de las operaciones de la Vida”4.La Vida, la vamos a encontrar en la obra teilhardiana, hipostatizada y siempre escrita con mayúscula. Teilhard de Chardin no fue un biólogo experimental, sino un paleontólogo, como ha subrayado en este mismo número monográfico de Pensamiento Leandro Sequeiros. Sin embargo, como él mismo escribe en su pequeño tratado de madurez, terminado en París en Enero de 1950, El grupo zoológico humano: “Elhombre es una parte de la Vida, y (tal es propiamente la tesis sostenida a lo largo de estas páginas) es incluso la parte más característica, la más polar, la más viva de la Vida”5. Para Teilhard era imposible bucear en el pasado para abrirnos a futuro, sin estudiar “el puesto que la Vida ocupa en el universo”6. Por eso Teilhard sin ser un biólogo de profesión, sin querer hacer Metabiología, y muchomenos Metafísica, su intento era hacer una Hiperfísica7, llegó a construir a su pesar, una Biofilosofía o una Filosofía Natural de la vida8. Estas páginas en el cincuenta aniversario de su muerte, cuando ha acontecido entre nosotros la llamada revolución biotecnológica9, que Teilhard no pudo ver, intentan desarrollar los puntos esenciales de la Biofilosofía teilhardiana.Las grandes intuiciones de Teilhard de Chardin: Cosmos = Cosmogénesis



De Teilhard de Chardin, cincuenta años después de su muerte, nos quedan sus grandes intuiciones. El día 7 de Abril de 1955, tres días antes de muerte, sobre la mesa de su despachó dejó una cuartilla autógrafa, la ultima página de su diario. En ella se encuentra escritauna poliecuación que tiene la fuerza de un testamento y figura encabezada con estas palabras: “Lo que yo creo”

Cosmos = Cosmogénesis = Biogénesis = Antropogénesis = Cristogénesis10

La gran hipótesis de Teilhard: ”lanzar si es posible un puente o (al menos un esbozo de puente) entre Biología y Física”,11 engendrada en medio de las trincheras dela Primera Guerra Mundial, estaba terminada en su manuscrito del Fenómeno Humano escrito en Pekín entre Junio de 1938 y Junio de 194012. Es interesante observar cómo el pensamiento de Teilhard fue progresando y madurando, pero no en sentido lineal progresivo, sino en profundidad, puesto que las grandes intuiciones aparecen esbozadas en su juventud. La autobiografía del pensamiento de Teilhard...
tracking img