Pilades o. dezeo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONFERENCIA INAUGURAL DE LOS CURSOS DE LA ESCUELA PARA VISITADORAS DE HIGIENE SOCIAL1 1938

PILADES O. DEZEO
Gran emoción me embarga en este día que se cumple la realización de una obra largamente acariciada por quien os habla: la inauguración de la Escuela para visitadoras de higiene social de la Universidad nacional de La Plata. Ella es el primer jalón de otros cursos para auxiliaressanitarios a crearse en un futuro próximo, como ser, la Escuela de enfermeras y nurses y la de Servicio social para asistentes sociales e intendentes de usina. Es que, señores, el campo de la medicina preventiva es muy vasto para que sea colmado por el esfuerzo de los médicos. Su carácter social reclama la incorporación de nuevos elementos, con preparación y condiciones diversas, a fin de complementar laobra médica con la social que, día a día, la realidad exige. De poco valdría para la medicina social el mejor cuerpo médico, sin la cooperación inteligente y afectuosa de los auxiliares sanitarios y sociales. Por ello las autoridades de la Universidad de La Plata, y en especial su digno señor presidente el ingeniero don Julio E. Castiñeiras, han demostrado dominar el pensamiento de la horapresente y saber auscultar el palpitar inquieto del momento actual, al prestar su apoyo entusiasta a la creación de la Escuela que hoy inauguramos. Sean para ellos el reconocimiento y el aplauso nuestro. De los hombres que gobiernan nuestra Facultad de ciencias médicas no ha sido menor el mérito, pues nuestra iniciativa fue acogida con tanto entusiasmo y comprensión, como pocas veces es dable desear.Para ellos también nuestra gratitud cordial. Pero, aunque colectivamente los cuerpos colegiados universitarios son acreedores al reconocimiento expresado, hay tres personas que, por su influencia directa y su contribución entusiasta, corresponde destacar: el señor decano doctor Héctor Dasso, espíritu selecto y de gran permeabilidad mental, quien hizo suya nuestra iniciativa y la prohijó con fe ylealtad sin desmayar ante la incomprensión délos primeros momentos; el señor delegado al Consejo superior, profesor doctor Diego M. Arguello, que no escatimó esfuerzo para que no languideciera la obra proyectada, y el señor delegado al Consejo superior, profesor doctor Orestes E. Adorni, que fue un verdadero líder, pues batalló incansablemente hasta lograr la aprobación de la ordenanza de creación dela Escuela. No olvidemos que la Escuela hubiera tenido una existencia molesta e irregular si la señorita directora del Colegio secundario de señoritas, doctora Juana Cortelezzi, con su elevado criterio, su fina sensibilidad y su amplio espíritu, no nos brindara las aulas y laboratorios de dicho establecimiento para la obra docente que iniciamos. Ha sido ella, la colaboradora
1 Pronunciada por elprofesor titular de Higiene médica y preventiva y director de la Escuela para visitadoras

de higiene social de la Facultad de ciencias médicas de la Plata, el 7 de abril de 1938, en el salón de actos públicos del Colegio secundario de señoritas.

1

invisible que no contábamos y es justicia que asociemos su nombre a los fundadores y organizadores de esta institución. También debemos lealagradecimiento al doctor EmilioP. Bellotti, secretario de la Facultad, quien no escatimó entusiasmo ni esfuerzo para la marcha de la naciente Escuela, a los representantes estudiantiles por su eficaz colaboración y a la prensa local por haber puesto generosamente sus columnas a nuestra disposición. El acto inaugural de hoy y la calificada concurrencia que da prestigio y realce a la ceremonia, seve honrada por la presencia del profesor doctor Alberto Zwanck, apóstol del servicio social, co-fundador y actual director de la Escuela de visitadoras de la Facultad de ciencias médicas de Buenos Aires, así como también, de la del Museo social argentino. Tan grande ha sido la pasión que ha puesto por todo lo que sea servicio social, que no pecamos de exagerados al afirmar que cualquier obra,...
tracking img