Pobre millonario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1671 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 2 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
A pesar que el cura Ángel Custodio prohibió descansar y pedir monedas en las gradas de su templo, el mendigo de labios entreabiertos se quejaba de nuevo en que su sombrero estaba vacío (la verdad era que a cada instante se escondía la plata) mientras adentro el cesto de la iglesia se llenaba de monedas y billetes. Había sacado un inmenso beneficio monetario y afectivo de una enorme llaga en supie derecho.
Se santiguó cinco veces con un billete de mil dirigiendo su mirar nublado hacia el alto resplandor del mediodía. Era la hora del almuerzo pero prefirió quedarse extendiendo su mano a lo único que para él valía la pena en el mundo. Sus harapos no daban la menor sospecha de que el viejo Asepio, reconocido mendigo de La Felicia, era millonario y no disfrutaba de su fortuna ni lainvertía.
El atrio de la iglesia le resultaba más rentable que la jardinera del Parque los Fundadores, donde antes permanecía sentado con un líchigo bajo el brazo y parpadeando constantemente para ayudar a despertar la conmiseración. Oprimía con su figura andrajosa, con su mirar suplicante, con su voz trémula y apagada, con su mano larga y raquítica que no vacilaba en levantar, con susinsultos cuando no le daban. Y a los más ingenuos les hacía exigencias cada vez mayores, inclusive una colaboración hasta de cinco mil pesos para comprarse un pollo y poder alimentar a su familia de lagartijas.
El reloj de la iglesia marcó las seis de la tarde. El viejo Asepio depositó todo su tedio en el bolsillo hecho a la medida de la pobreza y se fue camino de su caído rancho de tapiarevestida de boñiga y techo de palmeras en la Calle del Níspero. Le abrió uno de sus nietos, al que no saludó. Se fue directo al comedor y empezó a bostezar.
—Hambre no es porque hace quince días me comí una mora ⎯dijo.
Su desflecada mujer le sirvió una humeante sopa de arroz sin carne. El viejo Asepio la ingirió con parsimonia y lástima. Apenas el día se vistió de negro le ordenó a su mujery sus nietos acostarse para economizar luz. Se dirigió a la pieza de rebujo, sacó las llaves de un bolsillo de su raído pantalón, abrió la puerta, prendió una vela, entró y le echó llave a la pieza.
Pasadas dos horas su mujer le tocó a la puerta para anunciarle que la nueva vecina había venido para ofrecerse en lo que pudiera servir. A pesar que la vecina no estaba acorde con la costumbre,el viejo Asepio no se apartó de su secreta actividad. Y cuando calculó que se había marchado salió de la pieza y le preguntó a su mujer que se hallaba acostada en la cama:
—¿Y cómo se llama la que vino?
—Doña Matilde —respondió enojada su mujer.
—¿Y prestará platica?
Esta vez su mujer no contestó y se volteó contra la pared, acostumbrada a la misma murmuración de sumarido cada vez en que éste conocía a alguien. El viejo Asepio se encerró otra vez en la pieza de rebujo y prosiguió con su actividad. A la medianoche salió de allí como un ladrón clandestino y por vez primera se percató que las horas nocturnas ya no le resultaban suficientes para tan dispendiosa labor.
A su avaricia de ojos borrados y aspecto lastimero no le bastaba con el entierro que sehabía sacado treinta años atrás y que el buscador de tesoros Crispulo Buitrago, con su intuición de zahorí, habría envidiado. En aquel entonces la pala de uno de sus trabajadores tropezó con una caja de metal, y al ser informado de ello por el propio albañil, Asepio le hizo desviar la excavación:
—No siga por ahí. Siga por allá —le dijo señalándole con el dedo un lugar alejado.
En elmenor instante en que vio la oportunidad de no ser visto, Asepio apartó tierra con un azadón y medio inspeccionó el cofre. Entonces supo que era enorme y sospechó que encerraba algo que cambiaría radicalmente su hilacha de vida.
—Ya pueden irse a almorzar —les dijo a los tres albañiles que había contratado, a pesar que eran las once y veinte de la mañana.
Los albañiles, habituados a...
tracking img