Poemas guatemaltecos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 18 (4356 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 18 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOÑABA UN POEMA de Julio Fausto Aguilera (1929)

En Iximché, soñaba yo un poema. Junto a las ruinas, entre el verdor, Isabel Ruiz cogía flores, pequeñas flores azules, amarillas, moradas, rojas. Isabel cogía flores, yo soñaba un poema. Abría los ojos, despertaba del sueño. Ahí estaba mi poema. Ahí en la realidad, danzaba mi poema, estaba extático. En Tecpán entré a la iglesia, atisbé largorato. Salí a la plaza, junto a la fuente me detuve. Con los ojos abiertos, soñando mi poema. Qué cerca el cerro verde. Cuánto tiempo sin tiempo. Ahí, en la realidad, estaba mi poema. Indios, indios. Rebozos de color, ¡esto es color!

EL POEMA DEL CORONEL JACOBO ÁRBENZ OBLIGADO A DEJAR LA PRESIDENCIA de Julio Fausto Aguilera Fue un llanto de la patria, pues ya teníamos patria que nacía. Con el pelode elote de la Reforma Agraria y nuestra dignidad en gesto decidido, con la esperanza y las realizaciones ya nacía la patria. Y la patria lloró con Jacobo Arbenz en su palabra última. ¡Tanto heroísmo contra tantos golpes! Fue la traición, aquella oscura bestia. Fueron aquellos cascos que golpeaban la tierra, desde el aire, con aviones. Fue aquella mano rubia y poderosa. Fue la traición aquí, entrelos suyos. El presidente no desertó. Lo echaron fuera. Lloró. Se fue con el llanto hasta arriba. Hasta arriba, muriendo, la patria que nacía.

DE POETA A POETA de Julio Fausto Aguilera Yo te quiero, Cristina, y no sé con qué amor? si es un amor de amigo, si es un amor de hermano, si es el amor de un loco a otro loco. Pues dicen, ni lo sabes -y es nuestra mayor gloria, nuestra mejor señal decordura y de vidadicen que los poetas, que los artistas, que los combatientes con visiones y verbos , con pinceles, con flautas, ecos y contrapuntos somos locos . ¡Y esa es la verdad! Locos de realidad, de razón, de misterio. Y quisieran, algunos ignorarnos o ridiculizarnos o empequeñecernos, echarnos por la borda. Y nosotros vivimos la vida como nadie. Brillo somos, y lujo de la vida. Volamos,caminamos por el cosmos, nos afirmamos alertas, aunque estemos sentados detrás de un escritorio, presos de la rutina rodeados de enanitos, de insectos que fastidian, de rastreras culebras y gusanos grisáseos. Yo te quiero Cristina , y no sé con qué amor. Qué importa? es amor , raíz del cosmos, amor del alma, de esencias, lleno de tierra, de musgo, de hidrógeno, resonante de tempestades espaciales?Amor humano y divino. Amor, sencillamente amor, hermana mía.

DE POETA A POETA 22 años después Cristina Camacho Yo te quiero Julio Fausto y sí sé con qué amor, es amor de hermanos, de seres pensantes y nos dicen locos por tener sensibilidad. Sensibilidad para percibir las cosas grandes y pequeñas y adelantarnos a este mundo primitivo que se retuerce de materialidad. Yo te quiero Julio Fausto y sísé con qué amor, estamos locos de admiración el Universo, a la vida y el espacio, locos de emoción. Queremos una Patria en paz y justicia para todos, queremos presentir los átomos del cosmos, el viento, los volcanes, las raíces de la verdad. Percibimos las cosas de manera diferente y por eso nos llaman locos, sí, locos de amor al mundo que gira más allá de la imaginación. Locos de pasión por lapoesía, de las cosas simples y la infinita creación. Yo te quiero Julio Fausto Y sí sé con que amor: amor humano, incondicional y como tú dices, amor de poetas humanos.

REPROCHE Y ELEGÍA EN LA MUERTE DE DON QUIJOTE de Julio Fausto Aguilera ¡Que miserable morir el tuyo! Si supieras cuánto te desprecio en este instante! ¿Por qué tenías que morir diciendo "En los nidos de antaño no hay pájaroshogaño, yo fui loco y ya estoy cuerdo?" ¿Por qué tenías que morir, Alonso Quijano, el menguado, escribiendo con tu última palabra estos epitafios de escarnio para lo que es razón y hermosura? ¡Don Quijote! ¡Mi don Quijote?! ¡Ah si murieras de tristeza y derrota? derrotado, pero aún llamándote don Quijote, amando a Dulcinea, la encantada, y acariciando, en la empuñadura de tu espada, tus pasadas...
tracking img