Poemas sor juana ines de la cruz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1927 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOR JUANA INES DE LA CRUZ
POEMAS

En que satisface un recelo 
con la retórica del llanto
Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba,
como en tu rostro y tus acciones vía
que con palabras no te persuadía,
que el corazón me vieses deseaba;
y Amor, que mis intentos ayudaba,
venció lo que imposible parecía:
pues entre el llanto, que el dolor vertía,
el corazón deshecho destilaba.
Baste ya derigores, mi bien, baste;
no te atormenten más celos tiranos,
ni el vil recelo tu quietud contraste
con sombras necias, con indicios vanos,
pues ya en líquido humor viste y tocaste
mi corazón deshecho entre tus manos.

Que contiene una fantasía 
contenta con amor decente

Detente, sombra de mi bien esquivo,
imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,dulce ficción por quien penosa vivo.
Si al imán de tus gracias, atractivo,
sirve mi pecho de obediente acero,
¿para qué me enamoras lisonjero
si has de burlarme luego fugitivo?
Mas blasonar no puedes, satisfecho,
de que triunfa de mí tu tiranía:
que aunque dejas burlado el lazo estrecho
que tu forma fantástica ceñía,
poco importa burlar brazos y pecho
si te labra prisión mi fantasía.Resuelve la cuestión de cuál sea pesar más molesto en encontradas correspondencias

Que no me quiera Fabio al verse amado
es dolor sin igual, en mi sentido;
mas que me quiera Silvio aborrecido
es menor mal, mas no menor enfado.
¿Qué sufrimiento no estará cansado,
si siempre le resuenan al oído,
tras la vana arrogancia de un querido,
el cansado gemir de un desdeñado?
Si de Silvio me cansael rendimiento,
a Fabio canso con estar rendida:
si de éste busco el agradecimiento,
a mí me busca el otro agradecida:
por activa y pasiva es mi tormento,
pues padezco en querer y ser querida.

Continúa el mismo asunto y aun le expresa con más viva elegancia

Feliciano me adora y le aborrezco;
Lisardo me aborrece y yo le adoro;
por quien no me apetece ingrato, lloro,
y al que me lloratierno, no apetezco:

a quien más me desdora, el alma ofrezco;
a quien me ofrece víctimas, desdoro;
desprecio al que enriquece mi decoro
y al que le hace desprecios enriquezco;

si con mi ofensa al uno reconvengo,
me reconviene el otro a mí ofendido
y al padecer de todos modos vengo;

pues ambos atormentan mi sentido;
aquéste con pedir lo que no tengo

Un celoso refiere el pensar quetodos padecen

Yo no dudo, Lizarda, que te quiero,
aunque sé que me tienes agraviado,
mas estoy tan amante y tan airado
que afectos que distingo no prefiero.

De ver que odio y amor te tengo, infiero
que ninguno estar puede en sumo grado
pues no le puede el odio haber ganado
sin haberle perdido amor primero.

Y si piensas que el alma que te quiso
ha de estar siempre a tu aficiónligada,
de tu satisfacción vana te aviso:

pues si el amor al odio ha dado entrada,
el que bajó de sumo a ser remiso,
de lo remiso pasará a ser nada.

No quiere pasar por olvido lo descuidado
Dices que yo te olvido, Celio, y mientes, 
en decir que me acuerdo de olvidarte, 
pues no hay en mi memoria alguna parte 
en que, aun como olvidado, te presentes. 

Mis pensamientos son tandiferentes 
y en todo tan ajenos de tratarte, 
que ni saben ni pueden olvidarte, 
ni si te olvidan saben si lo sientes. 

Si tú fueras capaz de ser querido, 
fueras capaz de olvido; y ya era gloria 
al menos la potencia de haber sido. 

Mas tan lejos estás de esa victoria, 
que aqueste no acordarme no es olvido 
sino una negación de la memoria.

 Sin perder los mismos consonantes, contradicecon la verdad, aún más ingeniosa, su hipérbole 
Dices que no te acuerdas, Clori, y mientes 
en decir que te olvidas de olvidarte, 
pues das ya en tu memoria alguna parte 
en que, por olvidado, me presentes. 

Si son tus pensamientos diferentes 
de los de Albiro, dejarás tratarte, 
pues tú misma pretendes agraviarte 
con querer persuadir lo que no sientes. 

Niégasme ser capaz de ser...
tracking img