Política

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4068 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYOS

Escenificación de la política y credibilidad. ¿Una contradicción? Frank Priess
La política se ha convertido en una mercancía más de un mercado que reserva los mejores réditos para los programas de entretenimiento. Se transforma así en entretenimiento, en espectáculo mediático. Richard von Weizsäcker, Die Zeit, 27.2.2003

Las quejas vienen multiplicándose desde hace muchos años y–como no
podía ser de otra manera– reconocen su origen en los Estados Unidos de América. Se deplora una política vacía de contenidos, devenida en shows mediáticos y espectáculos, una política en la que los elementos de entretenimiento desplazan el debate y en la que los políticos compiten con profesionales de la actuación por la atención del público y recurren ellos mismos a dotes actorales con laesperanza de superar al adversario político. Bruce Newman llama a Washington el “Hollywood del Este” y, sin duda, sus colegas en Berlín, Bangkok y Buenos Aires no vacilarían en decir lo propio de sus respectivas realidades nacionales. Atrás han quedado los tiempos en los que afiliados y aparatos partidarios definían casi en soledad la comunicación política, apoyándose en sus

FRANK PRIESS Estudiosuniversitarios de Ciencias Políticas, Comunicación y Filosofía en la Universidad de Maguncia. Representante de la Fundación Konrad Adenauer frente a Proyectos y Cooperaciones de Medios de Comunicación en América Latina (1987-1991) y director de Prensa y Relaciones Públicas de la sede central en Bonn (1992-1995). Director del Programa Medios de Comunicación y Democracia en la sede en Buenos Aires yrepresentante en la República Argentina. Actualmente se desempeña como Director del departamento de Comunicación Política en nuestra central en Alemania.

180

Frank Priess

Escenificación de la política y credibilidad

181

contactos personales con algunos pocos pero importantes periodistas que les garantizaban la atención pública; las épocas en las que las elecciones se definían enfunción de la movilización del voto cautivo más que por la captación del voto independiente. Dicho esto, cabe detenerse por un instante para preguntar qué es lo verdaderamente novedoso en lo nuevo que hoy percibimos. El legendario duelo televisivo entre Richard Nixon y John F. Kennedy que supuestamente definió las elecciones en función del carisma de este último, tuvo lugar en 1960. En Alemania, elprimer gran duelo televisivo, festejado como una gran novedad, tuvo lugar entre los candidatos a primer ministro durante la campaña de 2002. Es interesante destacar que buena parte del electorado efectivamente siguió desde la pantalla chica las alternativas de este debate de argumentos de dos horas de duración, en un formato previamente acordado que impidió toda espontaneidad, restándole valorcomo programa de entretenimiento. Poco novedoso resulta, por otra parte, afirmar que estos debates se ganan o se pierden a posteriori, cuando los más diversos analistas, encuestas en mano, declaran vencedores y vencidos en base al juicio de los televidentes sobre el desempeño de cada candidato. Tampoco las democracias parlamentarias parecen ser ajenas al proceso de personalización de la política:los candidatos ganan estatura, desplazan al partido. Aunque tampoco esto es absolutamente nuevo. ¿Quién se animaría a poner en duda la influencia de personalidades como Konrad Adenauer, Willy Brandt, Helmut Schmidt o Helmut Kohl en el resultado electoral, o a cuestionar su protagonismo casi excluyente en campañas electorales traducidas a slogans tales como “Auf den Kanzler kommt es an” (El cancilleres lo que importa), o simplemente “Willy wählen” (Votemos a Willy)? En el momento de máxima popularidad, Helmut Kohl llegó a transformarse en el mensaje mismo; a tal punto, que los grandes afiches prescindían de toda leyenda y sólo mostraban al gigante de la política rodeado de una masa de gente. “Para la gente lo importante son las personas. Las plataformas electorales muchas veces resultan...
tracking img