Politiquero y primate

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1660 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El politiquero y el primate

Por: POR FERNANDO VALLEJO

Va, viene, sube, baja, corre, trota, pide, abraza... Declara por televisión, amenaza. Amenaza pero siempre no, no amenaza. Aloja guerrilleros en el Tequendama (tiende la mano). Arma Mesa Internacional de Donantes en Europa (extiende la mano). Desmoviliza paramilitares mientras el DAS les borra los antecedentes de sus bases de datos(vuelve a tender la mano). Compra policías en Caracas. Arma tremendo impasse internacional. Monta en Cartagena nueva Mesa Internacional de Donantes (vuelve a extender la mano). Laberintitis a nivel del mar que le acaba de desequilibrar el cerebro. Viaje a Venezuela a pedir perdón. Y sígale y sígale y sígale sin parar. Y siempre, siempre, siempre, a donde suba, a donde baje, a donde vaya, la jauría dela prensa detrás de él, como perros detrás de una perra en celo.

¡Ah con este Uribe, las vergüenzas que me hacés pasar! Te veo en México en la televisión y se me cae la cara de vergüenza. Vergüenza ajena, vergüenza de patria. Esa vocecita, esa figurita, esa pedigüeñería, esa bellaquería, esas chambonadas, esas metidas de pata... ¡Y ese tonito marica de cura que nos encomienda a Dios! "Mi Diosquiera que se salve y se mejore", dice cuando le preguntan por el técnico del Once Caldas abaleado y desconectado por la mujer de un policía que lo atracó. ¡Ay, "mi Dios", como si Dios fuera suyo y le hiciera tanto caso! Mi Dios, Uribe, anda muy ocupado en Asia armando tsunamis para ocuparse de vos. No-tie-ne-tiem-po. Por qué en vez de jeringar tanto a ese Viejo con tu invocadera y de andar dearriba para abajo como perro de tres güevas, pidiendo y pidiendo y pidiendo que ni que fueras el padre García Herreros, ¿no te ponés a trabajar y acabás con el crimen y la impunidad antes de que acaben con nosotros? Esta impunidad tan cabrona de los atracadores, los secuestradores, los congresistas, los concejales, los paracos, los faracos, los sicarios, hasta de misiá hijueputa. En Cartagena te vimuy realista diciéndole "Majestad" a Juan Carlos de Borbón (el gran pichador y cazador de osos). Seguile diciendo en adelante "Majestad" a la impunidad porque ella es la reina de Colombia. Vos no sos más que su lacayo. Su lacayo mayor, como lo es Pérez Roque de Castro, y Rangel de Chávez. ¿Sí sabés de quiénes te hablo? De Fidel, al que le escribiste una carta "desde tu computador", según informó laprensa. Y de Hugo, tu homólogo, el demagogo, tu espejo, al que has condecorado con el poncho de Tirofijo y el sombrero paisa. Después de lo de Granda, y para amansar a esa fiera que nos quiere comer, te recomiendo que le des la Orden de los Convivir en su categoría Mancuso a ver si así se calma.

¡Con que siempre sí fuiste a Venezuela a hacerle su pajita al orangután! Hermanos de la hermanaRepública Bolivariana de Venezuela: a ese pitecanthropus erectus que tienen allá ustedes de estrella protagónica, suminístrenle una jaula con columpio y barra para que haga sus maromas en pelota, de suerte que, alzando las patas y mostrando el culo a lo Mockus (nuestro inefable Mockus), ventile al aire el pirulín.

¿Cómo estuvo el asunto de Granda? A ver, analicémoslo, vos y yo aquí entre nos,Uribe, sin nadie oyendo y con cabeza fría y la distancia que nos da el tiempo, Cronos, que lo aclara todo y lo embrolla todo. Secretamente lo mandaste secuestrar. Pero porque secretamente Chávez te lo tenía allá. Él nos lo quitó, vos se lo quitaste. Hiciste bien. Te trajiste lo que era nuestro, un colombiano, como se quiere traer México de Alemania el penacho de Moctezuma. Pero qué bueno que no se teocurrió traerte también de paso de Venezuela el millón de colombianos que viven allá despatriados para alojarlos en el Tequendama. ¡Ah con este Uribe tan astutico! En pleno siglo XXI y representándonos con tu doble venezolano la pieza de Calderón de la Barca A secreto agravio, secreta venganza, como si lo de ustedes fuera un drama de honor de esos del teatro clásico español. Y no, Uribe. La...
tracking img