Portapapeles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2868 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Todo empezó un 29 de mayo, cuando una amiga me pidió que la acompañara a ver una banda, en la cual cantaba su novio. Yo, sin otros planes en mente, cansada de la rutina y destrozada por la separación que había tenido esa tarde con quien yo pensaba que era el amor de mi vida, no dude en aceptar su invitación.
Llegamos al lugar, la banda empezó a sonar y todo marchaba bien, estábamos disfrutando…En un momento de la noche, me dirijo hacia al baño, que estaba ubicado al costado, pero más al fondo del escenario. Cuando regreso, al pasar por el lado de los músicos, observo al bajista de la banda, y sucedió un instante que pareció eterno, nuestras miradas se cruzaron, una mirada que decía miles de palabras a la vez, que tratábamos de expresar, pero se nos mezclaban en la cabeza, y fue eso,solo una mirada.
Al terminar el show, fuimos hacia donde estaban los integrantes de la banda. Allí fui presentada como la amiga de la novia del cantante y en el momento que saludé al famoso bajista, esa conexión que había sentido en la mirada, había desaparecido. Desilusión, pero alivio a la vez. No estaba preparada para una nueva historia de amor.
El tiempo pasó, yo seguía en la mía, viviendopara mis amigas y mi formación, extrañando aquel amor, pensando que ese adiós terminaba con mi vida, que no podía estar ni un segundo más sin él, pero no podía hacer nada para recuperarlo. La tristeza vivía en mi, el dolor se volvió venganza, abundaba el rencor y el odio…
Hasta que el 20 de junio, nuevamente mi amiga me invita a ver a La Gangosa. Aquella noche la había pasado bien, me había gustadola banda, así que, ¿por qué no ir? Y sin duda, la noche estuvo espectacular. Cuando el show terminó, nos fuimos a bailar, y fue ahí cuando, por primera vez, establecí una conversación con Pablo, el bajista. Hablábamos de la vida, nada en particular.
Llego la hora de irse, mi amiga me llevaba a casa. Estaba llegando cuando suena el celular, ¿quién era? Pablo, quien le había pedido el número alcantante, para poder comunicarse conmigo. Me pidió que nos viéramos y, a pesar de que era tarde, acepté… Fue loco, no dudamos en irnos directo a un hotel, me entregué a él, lujuria, placer, sin amor.
Sin duda pensé que fue solo una noche, que había sido un desliz, y continué con mi vida. Sin embargo, me seguía hablando con él por mensajes de texto, pero solo pensaba en mi ex amor, no quería sabernada con un romance, estaba muy dolida.
Una semana después nos volvimos a juntar, pero como la primera vez, para mí solo había sido una noche de locura, para pasarla bien, pasar el rato. No había en mí sentimientos hacia él, solo el deseo de tenerlo en la cama, no podía pensar en otra cosa, ya que con él de 34 años y yo solamente 18, no podía existir amor.
Cabe reconocer que me gusto la idea detenerlo como un amante, que de vez en cuando nos veíamos y nos entregamos al placer, y así hubo varios encuentros.
La cosa se fue volviendo más seria, cada vez nos veíamos más seguido, la pasábamos bien, compartíamos risas, alegrías, anécdotas, historias del pasado. Los momentos a su lado eran maravillosos, me hacían olvidar de todo, solo existíamos nosotros dos, lo demás siempre estaba de más, noexistían problemas, ni malas ondas.
Él es separado, tiene una hija, pero no lo veía como un obstáculo, era algo totalmente entendible. A pesar de mis celos, entendía la situación, y me sentía capaz de soportarlo. Trajo algunas complicaciones a la larga, pero eso era lo de menos.
Sin duda me hacía sentir bien, de alguna forma me llenaba y poco a poco logró que saque de mi cabeza a aquel viejoamor, reemplazando ese lugarcito él. Empezó a entrar en mi corazón, nunca nadie antes me había tratado como lo hacia él, era tan tierno, dulce, me terminó por conquistar.
Logró sacar de mí sentimientos ocultos, lo amaba sin medidas y como nunca antes, yo estaba segura que este amor era correspondido, que no me estaba equivocando, que el sentimiento era real.
Todo marchaba perfectamente, hasta que...
tracking img