Prólogo a la segunda edición de "relatos de víctor hugo" de víctor hugo vizcarra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2486 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RELATOS DE VÍCTOR HUGO
SEGUNDA EDICIÓN

PRÓLOGO
Virginia Ayllón
-escritora-
El nombre de Víctor Hugo Viscarra ha ingresado con fuerza en la narrativa boliviana de los diez últimos años. La anécdota dice que el año 2001, la Editorial Correveidile, dirigida por el escritor Manuel Vargas, puso en circulación Alcoholatum & otros drinks: crónicas para gatos y pelagatos. Continúa la anécdotaindicando que dicho libro fue el más vendido en la Feria Internacional del Libro de La Paz de ese año.

Para entonces, Víscarra había ya publicado Relatos de Víctor Hugo (1996) así como dos ediciones de su Diccionario del coba. Varios de sus cuentos fueron ya editados en algunas revistas de las ciudades de La Paz (Correveidile) y Cochabamba (Revista de la Universidad de Cochabamba). Tal vez por sustextos o tal vez por su vida, el caso es que para entonces Viscarra había ya iniciado el camino del mito.

Alcoholatum & y otros drinks le supuso a su autor no solo buenas ventas sino también la cobertura en cuanto espacio de la prensa y las publicaciones literarias hubiera. No es falsa la afirmación del propio Víctor Hugo de haber sido el escritor boliviano con mayor cobertura periodísticaentre 2001 y 2022. Mas, cabe preguntarse: ¿qué es lo que la prensa cubría? La respuesta es desalentadora ya que la mayoría son reportajes sobre su vida y especialmente sobre su estilo de vida. Muy pocos han sido los acercamientos a su obra propiamente dicha y en este sentido me permito destacar el comentario de Rubén Vargas en el Número IX de la revista de poesía La Mariposa Mundial.

No es raropor tanto que Borracho estaba pero me acuerdo, editado también por Correveidile a un año del Alcoholatum sea el texto que ha sido calificado como el mejor por varios lectores. Si bien este texto tiene una integridad mayor que el Alcoholatum y los Relatos de Víctor Hugo, a mi modo de ver, es la menos literaria, porque se asemeja más a una descripción que casi linda con la etnografía. Sospecho que laactitud de tales lectores es similar a la que inicialmente se tuvo con Sáenz o Borda y que tal vez se encuentren en la tradición de acercamientos desde Arlt, Bukowski y hasta Poe o Baudelaire. Esta muy humana actitud suele llamarse morbosidad y nos afecta a todos en algún momento; es el deslumbramiento por lo que no se conoce, es una especie de antropofagia en lo que de antropológico tiene. Y sibien ningún cargo valorativo me anima contra la lectura morbosa, sí me preocupa el puente inmediato que hace con una valoración positiva del texto por su calidad de “real”, tanto que algunos escritores se ufanan de que el valor de su escritura es poner en letra la misma vida, la real. El mismo Viscarra concluye su Borracho estaba … con el siguiente párrafo: “Y sé muy bien que no se puede separarla literatura de la propia vivencia si no se reconoce los avatares y vicisitudes que una ha vivido y bebido. Las vivencias personales son las que cuentan (…) estas memorias que, sin ser mías, son de los demás”.

Borracho estaba pero me acuerdo se arma en la esencia autobiográfica, cruzando la memoria individual con la colectiva en la que el narrador se mezcla con el mundo narrado. Mas, en estecaso, el mundo público se superpone en demasía a su mundo privado, que apenas atisba. Por lo tanto, este texto instaura un narrador más bien omnisciente que ordena su narración en torno a la pregunta de: ¿cuál es la textura ética de este mundo real que soporta el mundo narrado, que permite tanta injusticia? Así, es una narración denunciativa contra la familia (El duro oficio), las instituciones desupuesto cuidado social (Protectores de niños), y sobretodo, la policía (Guardianes de la ley, Escuelas de canto).

Hay en Borracho estaba … un intento del narrador de ocultarse, de meterse lo menos posible en la trama narrada, de mostrar lo menos posible de su propia vivencia. En ese sentido, opera como un maestro de ceremonias que muestra al público una escena muy bien conocida por él pero...
tracking img