Primera etapa de la independencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Primera etapa de la guerra de independencia A. Conspiración de San Miguel el Grande. Para inicios de 1800 las desavenencias entre criollos y peninsulares eran más evidentes, reflejándose este comportamiento en numerosas conspiraciones para derrocar o cambiar sustancialmente el régimen virreinal que privilegiaba sobre manera al muy reducido sector de españoles los cuales detentaban el podereconómico y político que ambicionaban los criollos, hijos de españoles nacidos ya en América. Dentro de estas conspiraciones sobresalieron las de Valladolid y San Miguel el Grande y, por supuesto, la de Querétaro. Esta última, bajo la apariencia de reuniones literarias, tenía por objeto la insurrección armada contra el gobierno virreinal pero reconociendo lealtad al rey Fernando VII, entonces cautivo deFrancia. B. La Conspiración es denunciada.

Pronto las juntas “literarias” de Querétaro fueron delatadas a las autoridades virreinales y los cabecillas (Miguel Hidalgo cura del pueblo de Dolores, Ignacio Allende, militar de carrera y rango al igual que Ignacio Aldama) optaron por adelantarse a su aprehensión y la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Hidalgo se dirigió a la iglesia parroquial,donde hizo llamar a misa. Allí, el cura

les habló a los vecinos del lugar de la opresión del gobierno de los españoles y de las ventajas de la independencia para el pueblo. Así, a las 11:00 de la mañana del mismo día 16 salió de Dolores el cura Hidalgo al frente de unos 600 hombres (campesinos en su mayoría) rumbo a San Miguel el Grande y a su paso por el pueblo de Atotonilco tomó unestandarte de la Virgen de Guadalupe, que hizo llevar como bandera al frente de su tropa. Esta acción de Hidalgo respondía a la necesidad de vencer los temores que el pueblo sentía por el rey y el clero, adoptando por patrona de su causa a la virgen india; por ello el grito de guerra de la multitud desde aquel momento fuel el de: “¡Viva nuestra señora de Guadalupe!, ¡Viva Fernando VII!, ¡Mueran losgachupines!”. Desencadenada la insurrección, Hidalgo recorre el Bajío donde se le suman una inmensa cantidad de indígenas campesinos descontentos con el régimen despótico. Con casi cerca de 50,000 hombres y después de haber entrado victorioso en la ciudad de Guanajuato (28 septiembre), Hidalgo se enfila a la ciudad de México, capital del virreinato. Las tropas realistas, al percatarse de la cantidadenorme de insurrectos que avanzaban hacia la capital del virreinato deciden enfrentarlo en Toluca, en el paraje conocido como Monte de las Cruces. Fue más la cantidad de insurgentes que la estrategia y táctica militar quienes dieron la victoria a Hidalgo sobre las tropas realistas comandadas por el brigadier Torcuato Trujillo.

Dueño del entorno, Hidalgo tuvo por un tiempo la oportunidad de tomarla ciudad de México pero desistió, contrario a la opinión del general Ignacio Allende y otros caudillos que comandaban la insurrección. Después de esta gran oleada insurreccional vino la resaca del movimiento y las tropas realistas, recuperadas y disciplinadas, pudieron vencer en dos batallas memorables a los ejércitos insurgentes. La primera de ellas en Aculco, México y la segunda y másimportante en Puente de Calderón, Jalisco. Mermado el ejército insurgente, sin armas, con pocos efectivos y sin capital para seguir ofreciendo cara a los ejércitos de Félix Ma. Calleja, entonces general en jefe de los ejércitos realistas, Hidalgo acuerda con Allende, Aldama y Mariano Jiménez su retenida hacia el norte para buscar apoyos en armas y capitales necesarios para continuar la lucha. Su objetivoera llegar a Estados Unidos y solicitar el apoyo de aquel país para la causa independentista. C. La retirada hacia el norte fue larga y penosa. Sin embargo, las Provincias Internas de Oriente (Coahuila, Texas, Nuevo León y Tamaulipas) habían abrazado la causa de Hidalgo por lo que éste con sus tropas y demás caudillos entraron a Saltillo a principios de marzo de 1811 sin dificultad alguna....
tracking img