Pro Pro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1179 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mario Benedetti
Aquí se respira bien

-ÀNos sentamos en Žste? -pregunta el Viejo.
-Mejor aquŽl. Tiene m‡s sombra.
Por m‡s que nadie intenta arrebat‡rselo, Gustavo se cree obligado a correr para asegurarse el usufructo del banco. El padre llega despuŽs, sin apuro, con el saco en el brazo.
-Se respira bien en este rinconcito -dice, y para demostrarlo resopla ostensiblemente. Luego seacomoda, saca la tabaquera y arma un cigarrillo entre las piernas abiertas.
A las diez de la ma–ana de un miŽrcoles, el Prado est‡ tranquilo. Tranquilo y desierto. Hay momentos tan calmos que el ruido m‡s cercano es el galope met‡lico de un tranv’a de Mill‡n. Luego un viento cordial hace cabecear dos pinos gemelos y arrastra algunas hojas sobre el cŽsped soleado. Nada m‡s. ÀCu‡ndo empez‡s atrabajar? -Ma–ana. El padre humedece la hojilla y sonr’e para s’ mismo, distra’do.
-Si estuvieras siempre en casa... como estos d’as...
-ÀTe gustar’a estar con el Viejo, eh?
Gustavo recoge como un premio el tono de camarader’a. Una bocanada de ternura lo obliga a decir algo, cualquier cosa.
-ÀQuŽ hacŽs en la oficina?
-Y.. trabajo.
-Pero... Àen quŽ trabaj‡s?
-Informo expedientes, firmoresoluciones.
Por un instante, Gustavo imagina a su padre trepado en un alto pupitre, firmando resoluciones, informando expedientes, todos voluminosos como la Historia Sagrada. Pero en seguida acomoda la imagen en su modesta realidad.
-Entonces... Àsos un jefe?
-Claro.
El muchacho se echa hacia atr‡s, con las manos en la cintura, recorriendo
posesivamente el cintur—n de el‡stico azul. A menudoel Viejo le trae regalitos. Siempre adivina cu‡l es la menudencia que Žl desea con m‡ximo fervor.
-Cuando pase el examen de ingreso, podr’a entrar en tu oficina.
El padre r’e, complacido.
-Est‡s loco. A tu edad no se puede. Y adem‡s, yo quiero que estudies.
El Viejo mira los pinos gemelos y echa humo por la nariz. Gustavo sabe con absoluta precisi—n quŽ se espera de Žl.
-ÀQuŽ materia tegusta m‡s?
-Historia.
Mentira. Le gustan las cuentas. Pero confesarlo equivale a seguir arquitectura. O ingenier’a, como le pas— al hermano del Tito.
-No hay ninguna carrera que se base en la historia.
-Por eso mismo... lo mejor ser‡ que me emplee en tu oficina.
El padre suelta una carcajada. Evidentemente est‡ encantado con la maniobra.
-As’ que historia, Àeh ... ? Si no supiera quemultiplicas y divid’s como una
maquinita...
Gustavo se pone colorado. No le hace gracia el elogio. ƒl quiere entrar en la oficina, colocarse junto al enorme pupitre del padre, alcanzarle los expedientes para que los autorice y pasar el secante sobre la firma,
-No te recomiendo la oficina -dice el Viejo, que despuŽs de muchas maniobras ha conseguido escupir una hebra de tabaco.
Al final delcamino, hamac‡ndose lentamente como un pato, ha aparecido un hombre de oscuro, un importuno.
-Mam‡ dijo una vez que no vale la pena estudiar.
-Tu madre, la pobre, est‡ cansada y a veces no sabe lo que dice. -Pero...
-En cambio vos no est‡s cansado y a m’ no me gusta o’rte hablar as’.
El padre se ha puesto serio y Gustavo se siente disminuido. El ,hombre-pato ahora est‡ cerca y se hadetenido a observar una araucaria.
-ÀY no podr’a ser.. que estudiase... y adem‡s... trabajase contigo?
-ÀY no podr’a ser -parodia deliberadamente el Viejo- que te quedaras tranquilo? Total... s—lo tenemos ocho a–os m‡s para pensarlo.
Gustavo sabe que, como siempre, el padre est‡ en lo cierto. Tiene la sensaci—n de que est‡ representando el papel del tonto. Sin embargo, ahora tambiŽn el padresonr’e, comprensivo. Sonr’e con sus labios delgados y tambiŽn con sus ojos grises, bondadosos.
El hombre-pato se ha detenido frente a ellos.
-Hola -dice.
-Hola -dice el Viejo, que no lo hab’a visto acercarse. -ÀAs’ que Žste es su chico? -S’. Evidentemente, el Viejo est‡ molesto. El hombre-pato tiene ojos mezquinos. Le tiende a Gustavo su mano pegajosa.
-Mire quŽ casualidad encontrarlo...
tracking img