Problema de los contrarios y opuestos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1630 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Problema de los Contrarios y Opuestos.

En la sección tercera del libro de las Categorías del Organón Aristotélico, el Estagirita nos habla de los contrarios y los opuestos, explicando cada concepto sin entrar en detalles absolutos, sólo haciendo una breve descripción y comparación entre ellos. Comienza dando seguimiento a la acción y pasión como Categorías necesarias para el entendimiento dela realización de los Juicios. Pero el problema recae en el hecho de su falta de explicación ante éstas. ¿Será que para él, estas categorías no eran más que anotaciones que él daba en clase a sus alumnos de la Academia? ¿O son algo más?

Para analizar esto, primero debemos entrar en el mundo de la Sustancia. Como ya es característico, Aristóteles plantea a la Sustancia como el ser en sí y por sí,amalgama perfecta de cualidades físicas donde se atañen a ella los llamados accidentes y éstos determinan su modo de ser. Estas inferencias no son tan obvias puesto que la sustancia no la podemos conocer sino a través de los objetos físicos presentes en el universo concreto. Sólo podemos elaborar un concepto mental cuando entendemos esta sustancia en su forma más pura, y para eso debemos basarnuestro conocimiento en aquello que existe y aquello que podría llegar a existir.

Cuando se trata de comprender esto, debemos pensar un poco más antes de soltar un juicio. ¿La sustancia es el elemento iniciador de todo ente material? Por supuesto que así es. La sustancia es precisamente lo que hace que un cuerpo exista. La sustancia se divide en primera y segunda. La primera se llama así por serla sustancia por excelencia, y la segunda es la que existe en todos los entes y se dicen de ellos. Aquí es donde aparece por primera vez el dilema del contrario y el opuesto.

¿En qué se diferencian? Hasta aquí, las cosas siguen estando iguales.

“La sustancia posee la propiedad de no tener contrarios. En efecto, ¿dónde está lo contrario de la sustancia primera, lo contrario de un hombre, porejemplo, de un animal? Evidentemente no es aquí posible lo contrario. No hay nada que sea lo contrario del hombre ni del animal.”

Aquí comienzan las primeras contrariedades. Primeramente los contrarios son tomados como algo total y absolutamente natural, y sin embargo se presenta la primera contradicción. Los contrarios aquí parecen ser accidentes propios de la sustancia, en su modo natural.Se aplican siempre para generar un equilibrio básico y necesario entre cada proposición y, sobre todo, en la sustancia.

Cada vez que mencionamos una sustancia, aparece necesariamente este principio. La sustancia siempre tendrá una cualidad y cantidad, así como una acción y pasión. De aquí se sigue que siempre se busque encontrar su opuesto. Y de nuevo surge la pregunta, ¿cuál es la diferencia?Pero no se aclara realmente nada, puesto que el Estagirita sólo se dedicó a pensar en estas categorías y quizá, como no pensaba dejar un legado escrito, no dedicó el tiempo necesario a la corrección y acomodo de su obra. En sí, pareciera que Aristóteles nos hace dar vueltas en un laberinto de categorías, algunas de ellas explicadas en demasía y otras explicadas muy pobremente. Es aquí de dondesurge el conflicto y de pronto todo se revuelve en una espiral de complicaciones. Si bien es cierto que los opuestos y contrarios, por el simple hecho de los nombres, se denotan diferentes, es necesario hacer una extracción de esto, para así evitar caer en el error.

Avanzado un poco más en el texto, se perciben cada vez más los supuestos cambios de los contrarios y los opuestos.

“La propiedadmás especial de la sustancia parece ser que, sin dejar de ser una sola y misma cosa, puede recibir los contrarios. […] la sustancia bien que subsista una e idéntica, no por eso es menos susceptible de los contrarios.”

Es así como se sigue fomentando la duda entre los contrarios, quienes llevan la estafeta liderada por Aristóteles. El Estagirita sigue danzando entre sus propios términos, en...
tracking img